TRATAMIENTO QUIRÚRGICO DE LA PATOLOGÍA ARTICULAR DEGENERATIVA E INFLAMATORIA


El tratamiento quirúrgico de la patología articular está indicado en aquellos pacientes en los que el dolor y las limitaciones funcionales asociadas a los cambios degenerativos interfieran de forma significativa con la calidad de vida del paciente y en los que se hayan agotado todas las posibilidades de tratamiento conservador durante al menos seis meses. Esto es especialmente importante para sentar la indicación de artroplastia de sustitución.
Cadera.
Aunque en centros especializados se realizan artroscopias de cadera para patología muy específica (patología del labrum, sinovitis villonodular pigmentada), las intervenciones más frecuentes son las osteotomías y la artroplastia. Las osteotomías se emplean sobre todo para el tratamiento de la displasia sintomática, causa más frecuente de dolor mecánico y cambios degenerativos en mujeres jóvenes. Suelen realizarse osteotomías acetabulares de reconstrucción (como la periacetabular bernesa de Ganz) o de salvamento (como la de Chiari). En ocasiones es necesario realizar osteotomías femorales asociadas a las acetabulares o de forma aislada. El uso de osteotomías en pacientes con coxartrosis ha perdido vigencia excepto en pacientes muy jóvenes. El caballo de batalla de la reconstrucción de cadera es la artroplastia total. Las indicaciones de artroplastia de resección y artrodesis son excepcionales en la actualidad.
Rodilla.
En los pacientes con cambios degenerativos o inflamatorios en la articulación de la rodilla se contemplan cuatro intervenciones:
• Artroscopia. Está indicada para la realización de sinovectomías en pacientes con artritis reumatoide y escasa afectación ósea. En pacientes con artrosis el desbridamiento artroscópico no ofrece mejores resultados que el placebo.
• Osteotomía. En pacientes con gonartrosis unicompartimental en varo jóvenes se pueden obtener buenos resultados con una osteotomía tibial valguizante. La osteotomía femoral varizante se emplea con menos frecuencia.
• Artroplastia total de rodilla. Es la intervención más frecuentemente empleada en pacientes con gonartrosis y con artritis reumatoide e importante afectación ósea y cartilaginosa.
• Artroplastia unicompartimental de rodilla. Aunque hace unos años perdió vigencia, su uso ha vuelto a resurgir a medida que se han desarrollado técnicas de cirugía mínimamente invasiva para su implantación con menor morbilidad. Sus indicaciones son similares a las de la osteotomía.
Tobillo y pie.
Las artroplastias de tobillo se han acompañado de tasas inaceptables de fracaso. La artrodesis es la técnica de elección para el tratamiento de las afecciones degenerativas e inflamatorias del tobillo y pie.
Hombro.
La artroplastia de hombro es el tratamiento de elección de la patología articular del hombro. Aunque existe cierto interés por los desbridamientos artroscópicos, es probable que proporcionen resultados similares a los obtenidos en la rodilla. La artrodesis de hombro es un procedimiento relativamente bien tolerado si el paciente desea realizar actividades importantes y está dispuesto a aceptar la reducción de movilidad y función.
Codo.
El desbridamiento artroscópico y sinovectomía están indicado en pacientes con enfermedades inflamatorias en fases iniciales y en pacientes jóvenes con artrosis. Casi siempre se asocia a capsulectomía para recuperar la movilidad que el codo tiene tanta tendencia a perder. La artroplastia de codo está indicada preferentemente en pacientes con enfermedades inflamatorias. Su uso en pacientes con artrosis debe reservarse a pacientes por encima de los 60 años; en pacientes jóvenes puede realizarse una artroplastia de interposición. La artrodesis de codo es muy mal tolerada y debe realizarse sólo en situaciones excepcionales.
Muñeca y mano.
En pacientes con cambios degenerativos suele optarse por la artrodesis, mientras que en las enfermedades inflamatorias existe mayor interés por el uso de artroplastias de sustitución.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja un comentario