UROPATÍA OBSTRUCTIVA (UO)


La uropatía obstructiva es una causa potencialmente reversible de insuficiencia renal; debe considerarse en todos los casos de insuficiencia renal aguda (IRA), o cuando una insuficiencia renal crónica (IRC) empeora bruscamente. Sus consecuencias dependen de la duración y gravedad, y de si la obstrucción es uni o bilateral.
La UO puede ocurrir a cualquier nivel, desde el túbulo colector a la uretra. En adultos, la UO predomina en las mujeres (tumores pélvicos), varones ancianos (enfermedad prostática), diabéticos (necrosis papilar, vejiga neurógena) y en pacientes con patología retroperitoneal, reflujo vesicoureteral, cálculos o retención urinaria funcional.
El efecto inicial sobre la función renal es un rápido aumento en el flujo sanguíneo renal (FSR), en un intento de preservar el filtrado glomerular. Posteriormente, el FSR y el filtrado glomerular y las presiones tubulares ?. Como consecuencia, se desarrolla oliguria con bajo UN, Y osmolaridad alta (similar a la hiperazoemia prerrenal), seguida de índices similares a los de la IRA. La obstrucción bilateral completa causa anuria. Los efectos de la UO crónica sobre la función renal son similares a los de otras formas de IRC son llamativas la pérdida de Na y la disminución de la excreción de K.

MANIFESTACIONES CLÍNICAS.
Dolor debido a distensión de la vía urinaria superior o la vejiga, cólico renal, síntomas prostáticos, nicturia y disminución de la diuresis. Debe considerarse UO en pacientes con infección urinaria (cap. 98) y cálculos (cap. 100) y en todos los enfermos con hiperazoemia inexplicada.

EXPLORACIÓN FÍSICA.
Puede revelar una vejiga grande, riñones palpables, enfermedad prostática o pélvica, masa rectal o tono esfinteriano anormal. La sospecha de obstrucción baja puede confirmarse demostrando un gran volumen de orina residual al sondaje. En el análisis de orina, puede encontrarse piuria, hematuria, bacteriuria o cristaluria sin proteinuria intensa. Deben buscarse cálculos radioopacos en la radiografía. Se debe realizar ecografía abdominal para valorar el tamaño vesical y renal, la presencia de hidronefrosis y el grado de preservación del parénquima renal. Puede no haber dilatación en UO debida a obstrucción tubular, compresión de la vía superior por tumores o fibrosis retroperitoneal, litiasis coraliforme, IRA muy temprana o IRC previa con riñones pequeños. La hidronefrosis unilateral puede ser la causa de hiperazoemia en caso de enfermedad o ausencia del riñón contralateral.
Puede utilizarse la UIV para determinar el nivel de la obstrucción o su causa. No se debe intentar la UIV en caso de insuficiencia renal grave. Para examinar la pelvis renal y el uréter en pacientes con insuficiencia renal, debe realizarse pielografía retrógrada o anterógrada. La TC es útil para determinar la etiología, especialmente en pacientes con enfermedad retroperitoneal que causa UO sin hidronefrosis.

TRATAMIENTO.
La IRA debida a UO requiere una intervención rápida, debido a que el restablecimiento de la función renal depende en parte de la duración de la obstrucción. El sondaje vesical y la nefrostomía alivian la obstrucción baja y alta, respectivamente. Deben tratarse agresivamente las infecciones. La diálisis está indicada en la IR grave debida a UO reversible.
La eliminación de la obstrucción bilateral grave va seguida, típicamente, de una poliuria fisiológica que dura varios días, con excreción de grandes cantidades de agua y electrólitos. Puede producirse depleción de volumen, hipopotasemia, hiponatremia e hipomagnesemia. Deben utilizarse líquidos intravenosos (suero salino al 0,45 %, añadiendo, según las necesidades, K y Mg) para reemplazar las pérdidas urinarias. Es obligada la vigilancia estrecha del balance de líquidos.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja un comentario