Ventajas de la legalización del consumo de cannabis en Costa Rica


El consumo de cannabis puede hacer que disminuya el de alcohol: droga sin duda más dañina

Prestigio internacional: sería como decirle al mundo que nuestro país ha adquirido la mayoría de edad.
Es otra forma de descentralización estatal: el Estado no es un papá que nos vigila. Recae la responsabilidad en el individuo.
La gente simplona, que se cree todo lo que le predican, alucinaría al descubrir que el demonio no siempre está donde se dice.
No habría tanta secta ni tanta tontería: cada vez sería más difícil meterle un cuento a la gente.
Disminuiría el número de jóvenes que la consumen “por amor a lo prohibido”.
Los viejitos en los asilos, felices, muertos de risa.

Fin de la cosa nostra, o sea, de todo ese enredo de llamadas y dimes y diretes para poder fumarse un purito con la doña.
Se hablaría de ello abiertamente. Se promovería su uso “responsable”, como se hace con el alcohol.
Cuando se puede hablar de algo, pierde gravedad. Sería menos traumática la desintoxicación: no sería un secreto a voces.
El consumo de cannabis puede hacer que disminuya el de alcohol: droga sin duda más dañina.
Por ende, disminuirían también la hipertensión y el colesterol.
Bajaría el número de accidentes de carretera de viernes, sábados y días festivos (que serían todos los demás).
Bajarían drásticamente los índices de las enfermedades modernas más mordaces: el estrés y la depresión.
En general, aumentaría la calidad de las relaciones sociales, la risa y la ensoñación.

La planta se podría sembrar en el territorio nacional: otra forma de volver a la tierra y al autoabastecimiento. El dinero queda en casa.
Aumentaría el turismo “de salud”: gringos con plata vendrían aquí a fumar en una terraza lo que en su país se está haciendo en hospitales.
Aumentaría el turismo hippie, del que quiere fumar bajo una palmera sintiendo que ama al mundo entero. (Nadie fuma cannabis para ponerse agresivo, como seguro ustedes saben).
Significaría una nueva fuente de gravámenes, que cobraría el Estado: esa banda desorganizada.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Actualidad Médica.




Deja un comentario