Vivo violencia domestica-psicológica, incluso delante de los niños


La violencia intrafamiliar es un tema muy complejo y difícil de sobrellevar y superar; La violencia intrafamiliar puede manifestarse físicamente mediante golpes, empujones, amenazas con armas, por ejemplo. Y menos explícita y más difícil de identificar, aunque igualmente dañina es una violencia psicológica con insultos, celos excesivos, gritos, aislamiento, inclusive los niños o niñas pueden ser víctima de ella si son testigos de las peleas entre sus padres.
Lamentablemente, el círculo de la violencia es muy difícil de romper, los agresores y las víctimas de violencia proceden de historias familiares en las que estuvieron expuestos a situaciones de violencia; ésta es una conducta aprendida y transmitida socialmente. El maltrato psicológico se va grabando en los niños, y estos “golpes emocionales” se ven después en sus relaciones con el mundo en general, y con las personas significativas.
Al llevar tantos años en una situación tan dolorosa, algo hace que la persona se mantenga allí y tolere la situación. Es recomendable ayuda; la terapia familiar y de pareja trae efectos cuando ambos tienen un mismo objetivo y buscan cambiar la situación; pero los esfuerzos no solo pueden recaer en uno de los dos. Es necesario buscar ayuda en amigos, familiares, vecinos; protegerse, tanto uno misma como a sus niños; muchas veces las víctimas de violencia intrafamiliar tienden a aislarse, por sentimientos de vergüenza y culpa, se daña gravemente la autoestima y el amor propio. Pero en un momento, las amenazas pueden dejar de ser simplemente amenazas y traer consecuencias graves e irreversibles.
A las mujeres que viven esta situación les cuesta reaccionar por dependencia emocional, económica, por miedo a no encontrar apoyo en otras personas, de traicionar a sus familias, etc. Las razones pueden ser muchas; pero es una situación muy difícil de superar sola. Se necesita acudir a personas cercanas, o a grupos que guíen y apoyen.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Psicología y Psiquiatría.




Deja una respuesta