¿Para qué sirven las calorías?


Hasta hace algunas décadas el concepto calorías era un término que pocos conocían, sin embargo, actualmente ha pasado a ser una de las principales preocupaciones de la sociedad moderna, donde la idea de belleza está directamente ligada a un cuerpo esbelto y sano.

De esta forma, las calorías se han transformado en el enemigo número uno de muchos hombres y mujeres que recurren a todo tipo de dietas y gimnasios para combatirlas. Pero, no todos saben qué son exactamente ni cuál es la función que cumplen.

La nutricionista de Clínica Alemana Patricia Rodríguez, explica que el concepto caloría se refiere a una unidad para medir la energía que proporcionan los alimentos y que está contenida en tres nutrientes: las proteínas, los carbohidratos y las grasas o lípidos. Esto permite que el organismo tenga “combustible” para funcionar y realizar sus actividades.

Los problemas comienzan cuando se consumen más calorías de las que se gastan diariamente, ya que esta energía extra se guarda como reserva en forma de tejido adiposo, lo que se traduce en sobrepeso u obesidad, en los casos más críticos.

“Practicar actividad física es la principal forma de evitar esta situación, ya que además de aumentar el gasto calórico, también regula una serie de procesos metabólicos que permiten mantener un peso adecuado y un mejor estado físico”, afirma la nutricionista.
Cantidad y calidad
En términos generales, se ha visto que una mujer que realiza una actividad diaria sedentaria necesita alrededor de 1.600 y 1.700 calorías, mientras que un hombre requiere aproximadamente de 2.000.

Sin embargo, Patricia Rodríguez sostiene que “esto es bastante relativo, ya que así como hay algunos vehículos que requieren más combustible que otros para funcionar, también hay organismos que necesitan más energía. Por lo tanto, cada persona tiene una necesidad calórica distinta que depende de la edad, raza, antecedentes familiares, composición corporal y actividad física que realiza, entre otras variables que influyen en este proceso”.

Por eso Clínica Alemana cuenta con un sofisticado examen llamado calorimetría, el cual entrega una tasa de metabolismo basal estimada (TMB), es decir, permite medir el gasto calórico diario de una persona según su peso, altura, sexo y edad. Este procedimiento, que se efectúa en ayunas y en reposo, no toma más de 20 minutos y puede ser complementado por una bioimpedansiometría, que mide el porcentaje de grasa corporal.

Con toda esta información, se puede saber en forma exacta cuántas calorías debe consumir un individuo para bajar de peso según el tipo de actividad física que realiza (sedentaria, liviana, moderada y alta).

Pero, no sólo hay que preocuparse de la cantidad que se ingiere, sino que también de la calidad. “Las calorías deben ser aportadas por los diferentes nutrientes en distintas proporciones, ya que cada uno de ellos tiene una función específica en el organismo, por lo que ninguno debe ser excluido de la dieta”, destaca la nutricionista.
A la hora de comer, los carbohidratos -como cereales, pastas y frutas- deberían representar alrededor del 55% de la energía total; las proteínas, tanto de origen vegetal como animal, un 20%, y las grasas un 25%. Tampoco hay que olvidar el consumo de vitaminas y minerales, que aunque no aportan energía, sí cumplen otras funciones esenciales para la vida.

Asimismo, hay que tener en cuenta que existe un alimento que lo único que proporciona son calorías. Las bebidas alcohólicas que sólo contienen alcohol, se convierten únicamente en energía ya que no contienen ningún otro nutriente. Es por eso que en la mayoría de las dietas siempre se recomienda evitar su consumo.

Considerando que comer no sólo cumple un rol nutritivo sino que también es un placer, no todas las personas pueden estar contando de por vida las calorías que consumen cada vez que prueban un alimento. Por lo tanto, la recomendación básica es tener un estilo de vida saludable, mantener una alimentación equilibrada y hacer actividad física, que puede ir desde caminar una hora diaria hasta practicar algún deporte o rutina de ejercicios de acuerdo a la edad e intereses.
A la hora de comer, los carbohidratos -como cereales, pastas y frutas- deberían representar alrededor del 55% de la energía total; las proteínas, tanto de origen vegetal como animal, un 20%, y las grasas un 25%. Tampoco hay que olvidar el consumo de vitaminas y minerales, que aunque no aportan energía, sí cumplen otras funciones esenciales para la vida.

Asimismo, hay que tener en cuenta que existe un alimento que lo único que proporciona son calorías. Las bebidas alcohólicas que sólo contienen alcohol, se convierten únicamente en energía ya que no contienen ningún otro nutriente. Es por eso que en la mayoría de las dietas siempre se recomienda evitar su consumo.

Considerando que comer no sólo cumple un rol nutritivo sino que también es un placer, no todas las personas pueden estar contando de por vida las calorías que consumen cada vez que prueban un alimento. Por lo tanto, la recomendación básica es tener un estilo de vida saludable, mantener una alimentación equilibrada y hacer actividad física, que puede ir desde caminar una hora diaria hasta practicar algún deporte o rutina de ejercicios de acuerdo a la edad e intereses.

Califica este Artículo
4 / 5 (1 votos)

Categoría: Nutrición y Dietética.




One Response to “¿Para qué sirven las calorías?”

  1. debu Dice:

    me gusto mucho la informacion


Deja un comentario