¿Por qué celebrar el día del niño?


Para muchos el Día de la Madre, del Niño, del Amor o de la Amistad, son sólo excusas inventadas por las cadenas comerciales para que todos salgan a comprar regalos, fomentando la fiebre consumista de estos tiempos.

Sin embargo, este día tiene un origen bastante más significativo. El 20 de noviembre de 1959 la Asamblea de las Naciones Unidas aprobó la Declaración de los Derechos del Niño, con el fin de reafirmar sus derechos universales y sugerir a todos los gobiernos que celebraran el “Día del Niño” en la fecha y forma que cada uno de ellos estimase conveniente.

Este año el 10 de agosto es el Día del Niño en Chile. De acuerdo con la doctora Patricia García, psiquiatra infantil de Clínica Alemana, con el tiempo se ha ido desvalorizando la importancia de celebrar esta fecha: “Muchos padres no le dan importancia al Día del Niño porque dicen que es un día del comercio como si ellos no tuvieran la fuerza de darle un sentido propio a esta fecha. No se trata de gastar más plata, sino de dedicar más tiempo a compartir y a hacer cosas juntos”.

Para la especialista “la idea es aprovechar esta ocasión para rescatar espacios de afecto en la familia, que todos se reúnan alrededor de un tema. Es fundamental que los chilenos volvamos a retomar ritos, a celebrar cosas, que le demos espacio a la alegría, y el Día del Niño es una muy buena oportunidad para esto”.

En todas las culturas se celebran diferentes ritos, palabra que viene del latín ritus y que tiene relación con ceremonias o costumbres que tienen como fin dar inicio o celebrar un acontecimiento especial.

De acuerdo con la psiquiatra, “cada persona es una historia de recuerdos, que está directamente ligada con sus ritos, que son los que de alguna manera definen a la familia, porque cuando se habla de ella inmediatamente se asocia con momentos claves, como por ejemplo todos reunidos en navidad, en los aniversarios, etc. En definitiva, todo tiene que ver con la historia de la familia, si está plagada de dolores va a ser oscura, por el contrario si cuenta con más espacios de alegría y sana convivencia, seguramente los recuerdos serán mucho más gratos. Por eso es tan importante llenar a los niños de buenos momentos”, explica.

Regalar creatividad y afecto
Pintar, pasear, cocinar o dibujar son sólo algunas cosas que se puede hacer en familia en esta fecha, explica Marie-Lizzy Zippelius, psicóloga infanto-juvenil de Clínica Alemana.
De acuerdo con la profesional de a poco “nos hemos ido introduciendo en una cultura cada vez más consumista, por lo tanto, lo que hay que hacer es cambiar esta costumbre de lo fácil y rápido, y organizar panoramas entretenidos junto con los hijos, como hacer galletas, andar en bicicleta o arreglar el jardín, es decir, cualquier cosa que implique estar en familia haciendo algo juntos”.

La recreación invita a los padres a ingeniárselas y hacer cosas sin necesidad de consumir, lo que significa crear en conjunto y darle rienda suelta a la imaginación de los niños. Es posible que en esta experiencia muchos se encuentren con peticiones e ideas que les sorprendan, y ésa es la idea, “innovar en familia”, explica la sicóloga.

A juicio de la doctora García estos momentos acercan a los integrantes del grupo familiar y son una instancia de aprendizaje para los más pequeños: “Los niños no aprenden de lo que uno dice sino de lo que uno hace. Ellos dependen mucho de las señales que los adultos les dan, y eso es algo que nosotros vemos en nuestras consultas; por ejemplo los adolescentes y adultos cuando recuerdan su infancia, no se conectan con los regalos que les hicieron sino con las cosas gruesas, con las vivencias”.

Marie-Lizzy Zippelius explica que si bien celebrar el Día del Niño no va a cambiar la dinámica familiar, es una instancia que sirve para abrir una puerta, que permite explorar nuevas cosas, conocer más a los hijos y saber con qué disfrutan.

“En definitiva, todo esto se traduce en enseñarles a nuestros hijos a estar alegres, a dar cariño, porque ésta es una sociedad que ha ido castrando la expresión de los afectos, y eso no es sano, a este país hay que iluminarlo otra vez”, afirma la doctora García.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Consejos para Mamá.




Deja un comentario