ALGUNOS PRINCIPIOS CLÍNICOS BÁSICOS PARA LAS LESIONES DE LOS NERVIOS PERIFERICOS


En las heridas abiertas sucias, en las cuales el riesgo de infección es alto, hay que ignorar al nervio seccionado y tratar la infección. Más adelante, criando la herida está cicatrizada en forma satisfactoria, se explora el nervio y se suturan sus extremos cortados.
Para un paciente con una herida cicatrizada y sin evidencia de recuperación nerviosa, el tratamiento debe ser conservador. Se dejará transcurrir el tiempo suficiente para que las fibras nerviosas en regeneración alcancen los músculos proximales. Si la recuperación no ocurre, el nervio debe explorarse quirúrgicamente.
En aquellos casos en los que el tejido conectivo, los fragmentos óseos o los músculos se interponen entre los extremos cortados de un nervio seccionado, éste se debe explorar y si es posible aproximar y suturar los extremos seccionados.
Se debe mantener la nutrición de los músculos paralizados con fisioterapia adecuada. Los baños calientes, el masaje y la ropa de abrigo ayudan a mantener una circulación adecuada.
No debe permitirse que los músculos paralizados sean estirados por los músculos antagonistas o por efecto de la gravedad. Más aún, un acortamiento excesivo de los músculos paralizados lleva a su contractura.
Es necesario preservar la movilidad con movimientos pasivos diarios de todas las articulaciones en el área afectada. De lo contrario, el resultado será la formación de adherencias y la consiguiente limitación del movimiento.
Una ver note el movimiento voluntario ha retomado a ¡os músculos más proximales, el fisioterapeuta puede ayudar al paciente a realizar ejercicios arrimos. Esto permite no sólo el retorno de la circulación normal hacia la parte afectada, sino que ayuda al paciente •a aprender de nuevo la compleja ejecución muscular de movimientos especializados.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja una respuesta