Anatomía patológica del Asma


La anatomía patológica del asma se ha descrito a partir de autopsias de enfermos fallecidos por crisis graves de asma. Los hallazgos más representativos son: hipertrofia del músculo bronquial, hipertrofia glandular, depósito de colágeno bajo la membrana basal, gran infiltración celular de la mucosa bronquial por eosinófilos, áreas de descamación epitelial y taponamiento de pequeños bronquios por moco bronquial con detritus celulares. No obstante, todos estos cambios, aunque en menor medida, son muy patentes también en enfermos con cualquier tipo de asma; al conjunto de estos cambios histológicos se le reconoce como remodelado bronquial y, en casos extremos, hace del asma una enfermedad de muy difícil control. A pesar de ser la histología tan demostrativa, tiene nula significación en la practica clínica por precisar de técnicas agresivas para la obtención de muestra y ser innecesaria para el diagnóstico.
La citología de esputo tiene un gran valor diagnóstico. Los hallazgos habituales son: la presencia de eosinófilos, cristales de Charcot-Leyden que parecen corresponder a proteína básica mayor de los eosinófilos, espirales de Curschmann que representan pequeños moldes bronquiales de secreciones y cuerpos de Creola que representan conglomerados de células epiteliales descamadas.

Califica este Artículo
5 / 5 (1 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja una respuesta