Asma con intolerancia a aspirina y poliposis nasal


Hasta un 10% de los enfermos puede presentar crisis agudas de asma después la ingesta de aspirina o antiinflamatorios no esteroideos (AINEs). Tras la toma del fármaco, la crisis aparece en la primera hora. Suele ser grave y precederse de intensa rinorrea acuosa y lagrimeo. En ocasiones, se acompaña de urticaria o angioedema. Esta reacción, clínicamente similar a las alérgicas, no tiene una base inmunológica sino que se deriva de la inhibición de la enzima ciclooxigenasa 1 (COX-1) favoreciendo la formación de cisteinil leucotrienos a partir del ácido araquidónico en el metabolismo de los fosfolípidos de membrana. Los nuevos AINEs, que actúan inhibiendo selectivamente la COX-2 han sido bien tolerados por este grupo de asmáticos, aunque recientemente se han descrito con estos fármacos problemas vasculares por lo que han sido retirados del mercado. La mayoría de estos enfermos presentan, durante años, una rinitis grave, de difícil control, que suele evolucionar a cuadros de sinusitis crónica y a la formación de pólipos nasales. El conjunto se ha denominado tríada ASA (asma, sinusitis, aspirina).

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja un comentario