Beneficios del control sano del adolescente


El control en cada etapa de la adolescencia permite prevenir problemas como la obesidad, anorexia, embarazo no deseado, depresión y hasta accidentes.
Un joven con baja autoestima puede tener dificultades para enfrentarse con sus pares, eso lo puede llevar a consumir alcohol en exceso, lo que podría desembocar en incidentes de gravedad. A pesar de que esta cadena de hechos parece una trágica caricatura, efectivamente los accidentes son la principal causa de muerte en los jóvenes. Situaciones como ésta son las que el control periódico de los adolescentes espera evitar.

La doctora Lilianette Nagel, pediatra salubrista de la Unidad de Atención Integral del Adolescente de Clínica Alemana (UAIA), explica que el control sano busca cambiar el modelo curativo de atención de salud por uno preventivo a través de la detección de factores de riesgo en un grupo que no es la transición entre la niñez y adultez, sino que una entidad que tiene sus propios problemas, los cuales son derivados principalmente de su conducta.

“La gente cree que como los jóvenes se enferman poco no deben ir al médico. No hay una cultura de llevarlos a un examen después de que finaliza el control sano del niño a los seis años; así, se deja pasar la oportunidad de detectar factores antes de que se transformen en conductas de riesgo, pesquisar precozmente patologías y darles un tratamiento oportuno”, sostiene la pediatra.

El control sano del adolescente consiste en una evaluación clínica integral biopsicosocial que debe realizarse, como mínimo, en cada una de las tres etapas de este período: adolescencia inicial (10-13 años), media (14-16 años) y tardía (17-19 años). Por su parte, la Asociación Médica Americana recomienda un control de salud anual.
En este control el pediatra utiliza una ficha clínica especial donde toma nota de los antecedentes familiares, educacionales, actividades, hábitos, proyecto de vida y referente adulto, para identificar factores protectores y situaciones de peligro y/o vulnerabilidad. Además, realiza un examen físico completo para supervisar el crecimiento y desarrollo puberal.

La especialista afirma que mediante este control se pesquisan problemas relacionados principalmente con alteraciones nutricionales por déficit o exceso, abuso de sustancias (tabaco, alcohol y drogas), problemas escolares o vocacionales, depresión, vida sexual activa, (embarazo y enfermedades sexualmente transmisibles) y también físicos, como los posturales, dentarios, visuales, tiroídeos y dermatológicos (acné). También se aprovecha de recetar las vacunas adecuadas (varicela, hepatitis, gripe, etc).

De acuerdo a la especialista, esta detección precoz sumada al énfasis en el autocuidado, es decir, que el adolescente se preocupe de su salud en forma activa; la educación de padres e hijos, y la consejería, donde se le entrega al joven herramientas para que, respetando sus valores familiares, decida mejor, son las claves para obtener los beneficios del control sano.

En el caso particular de la UAIA, la presencia de distintos especialistas permite derivar oportunamente a los pacientes y actuar de manera expedita en la prevención. “A nivel nacional el manejo de la adolescencia está insuficientemente desarrollado, pero cada vez hay más conciencia de que no es una etapa de transición y que es necesario trabajar en ella para obtener un óptimo desarrollo biopsicosocial de los adolescentes y adultos más sanos en el futuro”, afirma la doctora Nagel.
ORIGEN DEL CONTROL SANO ADOLESCENTE

En Estados Unidos en los 80s, la Academia Americana de Pediatría y Medicina manifestó la necesidad de extender el control periódico a los adolescentes.

Los estudios de costo beneficio de trabajar en la prevención del embarazo adolescente, los accidentes y violencia, por ejemplo, demostraron la efectividad de esta medida.

La pediatra salubrista, Matilde Maddaleno, implementó este concepto por primera vez en un consultorio público en Chile (La Faena) y de ahí se ha extendido. Actualmente la doctora Maddaleno se desempeña en Washington elaborando políticas para el control integral de salud en el adolescente en América a través de la OPS (Organización Panamericana de la Salud).

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Consejos para Mamá.




Deja un comentario