Cada vez más cerca de una vacuna contra el Sida


Dos científicos abocados a esta labor en EEUU visitaron Clínica Alemana y compartieron sus avances en la búsqueda de una vacuna contra esta enfermedad.paralelamente crecen los esfuerzos de los investigadores por parar esta epidemia.

Y si bien es cierto que aún no se ha logrado nada concreto en este sentido, sí se ha ido avanzando en la investigación y desarrollo de vacunas para proteger a la población mundial de esta fatal enfermedad.

Dos científicos abocados a esta labor en EE.UU. visitaron nuestro país, invitados a cerrar el ciclo de charlas sobre los 50 años del descubrimiento de la doble hélice del ADN organizado por la Facultad de Ciencias de la Salud Clínica Alemana-Universidad del Desarrollo. Ambos especialistas han desarrollado carreras paralelas que tienen algo en común: buscar una vacuna contra el Sida basada en el ADN de este virus.

Durante su visita Judy Lieberman, de Harvard y Raúl Andino, de la Universidad de California, dieron a conocer los avances en sus investigaciones.

Ambos concuerdan en que los progresos en esta materia permiten afirmar que cada día se está más cerca de lograr una vacuna para proteger a las personas de este virus, que durante el presente año ya ha infectado a cinco millones de personas, mientras tres millones han fallecido por su causa en todo el mundo, las cifras más altas jamás registradas, según el informe que hace pocos días publicó la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

De acuerdo con la doctora Lieberman, actualmente existen buenas terapias en países desarrollados que han permitido transformar al Sida en una enfermedad crónica. Como médico y doctor en física, esta especialista se ha dedicado a investigar la manera en que las células del sistema inmune eliminan a las células de los tumores y células infectadas por virus.

Esto le ha permitido comprender cómo el virus del Sida escapa a este mecanismo de defensa del cuerpo. Actualmente está involucrada en el desarrollo de una vacuna contra esta enfermedad, con la cual busca crear inmunidad utilizando algunos genes del VIH introducidos en bacterias, administradas en forma oral.
“Hemos estado trabajando por largo tiempo en la evaluación inmunológica de estas vacunas in vitro y en ratones, con el fin de desarrollar estrategias que permitan traducir el trabajo pre-clínico en ensayos clínicos”, sostiene Lieberman.

Raúl Andino, biólogo y doctor en química, se ha dedicado a reciclar vacunas con las que ya se tiene experiencia, como las de la poliomelitis, fiebre amarilla o sarampión, para hacer nuevas vacunas contra el Sida. “Lo que hacemos es incorporarles a estas vacunas cuatro genes del VIH, entonces la idea es que cuando el virus de las vacunas -como el de la polio- produzca su propia inmunidad, va inducir inmunidad también contra el Sida”.

Este científico ha trabajado en esta materia por 15 años. Hace dos años se trató de hacer un modelo de transmisión heterosexual en monos. La idea era vacunar hembras y depositar el virus en sus vaginas. El resultado es que un 50% de estos monos estaban protegidos contra la enfermedad y la infección. Ahora, dentro de este próximo año, esperamos empezar una prueba clínica de la vacuna en humanos”.

Uno de los principales obstáculos con los que se han encontrado los investigadores es que se trata de una enfermedad que aún no se entiende muy bien y que se ha vuelto cada vez más compleja.

Hoy se sabe que hay alrededor de 8 diferentes cepas, por lo tanto, la incógnita es si al crear una vacuna ésta podrá proteger contra todas las cepas o quizás será necesario elaborar una vacuna diferente contra cada una de ellas. A esto hay que sumar las combinaciones que se han ido produciendo entre diferentes cepas, lo que ha dado origen a una diversidad aún mayor.

Sin embargo, los especialistas están esperanzados y piensan que la posibilidad de encontrar una solución está cada día más cerca: “Espero que logremos una vacuna contra el Sida dentro de los próximos diez años, si lo logramos yo estaría muy contento, porque el efecto de esta epidemia es devastadora y no para en ningún lado, ni siquiera en los países desarrollados” afirma Andino.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Actualidad Médica.




Deja un comentario