Cómo evitar reacciones serias por consumo de mariscos y pescados


Una paila marina, machas al pil pil, congrio frito u ostras a la parmesana, son parte de la variada y tentadora oferta de pescados y mariscos disponible en esta época, sobre todo para los veraneantes que viajan a la costa a diluir bajo el sol y el mar el estrés de un largo año laboral.

Para poder disfrutar de estos deliciosos y saludables productos marinos y no arrepentirse después, basta con tomar algunas precauciones tendientes a evitar posibles patologías desencadenadas por pescados y moluscos, como gastroenteritis, intoxicaciones y alergias.

Gastroenteritis por mariscos infectados

Esta enfermedad es una de las patologías más frecuentes desatada por el consumo de mariscos.

Se produce generalmente por ingesta de mejillones, almejas, ostras, coquinas, vieiras o crustáceos infectados por Salmonella typhi, Escherichia coli enterotóxico e invasivo, virus Norwalk, o distintas especies de vibriones, como el parahemolítico, una bacteria que ha sido detectada en el último tiempo en algunas regiones del país y que aparece habitualmente al incrementarse la temperatura del agua marina.

Cómo evitar reacciones serias por consumo de mariscos y pescados Nutrición y Dietética

En esas condiciones prolifera y se aloja en los mariscos, especialmente los bivalvos. Además, a través de las almejas también puede transmitirse el virus de la Hepatitis A.

La gastroenteritis demora entre uno y dos días en manifestarse, que es el tiempo que se toman las bacterias en multiplicarse y prepararse para atacar. Sus principales síntomas son diarrea, vómitos y cólicos abdominales.

Hay personas que son más susceptibles a desarrollar cuadros gastrointestinales, como quienes toman antiácidos o antiulcerosos, ya que éstos inhiben la producción de ácido estomacal, que es una barrera natural que evita que los gérmenes pasen al intestino.

Para evitar un cuadro de este tipo la recomendación general es una correcta refrigeración y cocción de estos alimentos, los cuales se pueden consumir fritos, al horno o al vapor, pero nunca a la ostra ni en ceviches ya que, a diferencia de lo que se piensa, el limón no cuece los alimentos.

Intoxicación paralítica por moluscos de mar (Marea Roja)

La principal responsable de esta afección es la Marea Roja, que es un fenómeno natural caracterizado por un aumento de la concentración de ciertos organismos componentes del plancton tóxicos para los hombres. Éstos son consumidos por mariscos, especialmente bivalvos (choritos, cholgas, almejas, machas, ostras u otros mariscos).

Las especies afectadas no sufren ningún tipo de alteración en sus características (color, olor, etc.), por lo que a “simple vista” no es posible detectar su nivel de toxicidad.

Los síntomas aparecen de 5 a 30 minutos después de la ingesta, y consisten en hormigueo alrededor de la boca, seguido de náuseas y vómitos, espasmos abdominales, debilidad muscular, y parálisis, la cual puede afectar incluso al diafragma y causar un paro respiratorio.

En caso de presentar síntomas como éstos se debe acudir inmediatamente a un centro asistencial, donde mantendrán la función respiratoria y, si es posible, llevar el producto ingerido para realizar un análisis.

En nuestro país se han presentado episodios de mareas rojas nocivas en la X, XI y XII Regiones. Las principales medidas que hay que tener en cuenta para prevenir una intoxicación de este tipo es comprar mariscos solamente en locales establecidos, como mercados, supermercados y restoranes autorizados por el Servicio de Salud.

Hay que considerar que el veneno de la Marea Roja no se elimina cociendo los mariscos, tampoco agregándole limón o vinagre. Hay una reacción que hemos visto muchas veces en el Servicio de Urgencia y que, en general, no se diagnostica con frecuencia debido a que la gente e incluso los médicos la conocen poco y la confunden con un cuadro alérgico. Se trata de la reacción por escombroides.

Esta intoxicación, producida por la ingestión de la histamina, es la forma más frecuente de intoxicación por pescado en todo el mundo y se debe a una descomposición bacteriana del pescado que produce concentraciones elevadas de histamina en su carne.

Se denomina escombroidosis porque es provocada principalmente por pescados escombroides (caballa o escombro, atún, bonito o albacora), aunque también es posible que se produzca por otros, como el pez espada. La causa más común es la falta de refrigeración del pescado, por lo tanto, la principal recomendación es mantener estos productos adecuadamente congelados antes de consumirlos.

Cuando la persona come el pescado con esta toxina le encuentra un sabor picante y al cabo de minutos se produce un cuadro similar al de una reacción alérgica, con enrojecimiento facial, dolor de cabeza, inyección conjuntival, picazón, náuseas y vómitos, diarrea y/o dificultad para respirar. Suele haber recuperación espontánea en menos de 24 horas.

Alergia a los mariscos

A Eliana le bastaron dos patitas de jaiba para que en menos de una hora tuviera los ojos y los labios hinchados, la cara roja y sintiera dolores de estómago. A diferencia del resto de los comensales el crustáceo había desencadenado en ella una serie de reacciones que estuvieron a punto de terminar en un paro respiratorio, pero afortunadamente recibió atención a tiempo. Como ella, muchas personas son alérgicas a las proteínas de ciertos moluscos o crustáceos.

Los principales signos, que pueden tardar desde unos cuantos minutos hasta un par de horas en manifestarse, son vómitos, diarrea, dolor de estómago.

Junto a esto se produce hinchazón de labios y ojos, piel enrojecida, ronchas, inflamación de la faringe, taquicardia, picazón, dificultad respiratoria, es decir, todas las manifestaciones propias de un cuadro alérgico. Aunque también es posible que se presente sólo con síntomas gastrointestinales, lo que dificulta aún más el diagnóstico.

Si la persona no recibe atención a tiempo puede sufrir un shock anafiláctico y morir. Éste consiste en una baja de presión, una mala circulación general y un cuadro de obstrucción respiratoria debido a la hinchazón de los conductos por donde pasa el aire.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Nutrición y Dietética.




One Response to “Cómo evitar reacciones serias por consumo de mariscos y pescados”

  1. nanin Dice:

    Estimado Colega:
    Soy medico argentino, y quisiera hacerle una consulta.
    He estado este fin de semana en Santiago de Chile, junto a mi mujer, concurrimos a comer al mercado central, y yo pedi un chupe de jaivas, que lo comparti con mi esposa, luego pedimos un chupe de mariscos, el cual lo trajeron frio, por lo que debimos devolverlo, pero comimos un poco ambos.
    A la mañana siguiente empezamos los dos con profusa diarrea, yo sufri solo este sintoma,pero mi mujer presento vomitos, colicos intestinales y luego una profusa proctorragia, acompañada de fiebre y quebrantamiento del estado general, quisiera consultar si estos sintomas son debidos a esta ingesta, por contaminacion bacteriana, o por alguna manifestacion alergica de mi esposa, ya que estos sintomas no fueron los mismos para los dos, Muchas Gracias, Dr. Daniel Cimino


Deja un comentario