Corazón: Víctima de nuestra época


Estrés, hipertensión arterial, tabaco, comida chatarra, obesidad, sedentarismo, suma y sigue. Todos ellos son males propios de nuestra época y cada uno es enemigo de nuestro corazón. Todos juntos son un verdadero ejército al que este pobre órgano debe enfrentar diariamente en su dura tarea por mantenernos vivos.

Agosto es el Mes del Corazón y una buena oportunidad de acordarse de esta potente bomba, encargada de distribuir la sangre suficiente para atender a las necesidades del organismo. En la mayoría de las personas, el corazón realiza esta función latiendo alrededor de 60 a 70 veces por minuto, en situación de reposo, durante toda la vida de la persona.

Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en los países occidentales. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que matan a poco más de 15 millones de personas anualmente, aproximadamente el 30% de las defunciones mundiales, con una tendencia creciente en el tiempo.

Chile no está ajeno a esta realidad y estas afecciones son la causa de muerte más frecuente en ambos sexos. Una de cada tres defunciones es por causa cardiovascular (22.057 muertes en 1998), con una tasa de mortalidad de 148, 8 muertes por cada 100 mil habitantes, de acuerdo con un estudio del Ministerio de Salud publicado en 2000.

En países desarrollados, el mejor control de los factores de riesgo es probablemente la causa de disminución sostenida de la tasa de mortalidad por este tipo de patologías. En Estados Unidos, por ejemplo, la enfermedad cardiovascular grave y las muertes por esta causa han disminuido un 3% anual, sumando un 60% de reducción en los últimos 20 años .

A juicio del doctor Alejandro Abufhele, jefe del Departamento de Cardiología de Clínica Alemana, “en Chile sigue aumentando el número de enfermedades y accidentes cardiovasculares porque el impacto de las medidas preventivas es incipiente, ya que se está más preocupado de lo curativo, discutiendo sobre qué patologías tratar, en vez de evaluar cómo evitarlas”.
Los enemigos del corazón
Los infartos, derrames cerebrales, anginas e insuficiencias cardiacas, son algunas de las patologías que se presentan con mayor frecuencia asociadas al problema cardiovascular. Se ha observado que son más vulnerables a padecer estas afecciones las personas de mayor edad, de sexo masculino y con antecedentes familiares de enfermedad cardiovascular.

También existen conductas que contribuyen a la aparición de estas patologías. De acuerdo con la OMS las más importantes son el consumo de tabaco, la vida sedentaria y una dieta pobre en fibras, con elevados niveles de colesterol y grasas saturadas. También es importante mantener bajo control aspectos como el estrés, la obesidad y el consumo de alcohol.
otros factores, dependientes de características individuales, como el padecimiento de diabetes mellitus y de hipertensión arterial, la cual ocupa uno de los primeros lugares como motivo de consulta en el nivel primario. Aunque no se sabe bien en qué grado afecta cada uno de estos aspectos, es posible controlarlos con un tratamiento médico adecuado.

La presión arterial y la diabetes son absolutamente manejables dentro de los rangos terapéuticos que indica el especialista. También el colesterol, que en la mayoría de las personas responde a un componente genético más que a un problema de consumo inadecuado de alimentos.

Respecto de la hipertensión, su origen aún es indeterminado, sin embargo, con las indicaciones del doctor y una dieta balanceada no constituye un riesgo vital.

Tomar conciencia de estos aspectos y realizarse chequeos periódicos para mantenerlos a raya es fundamental para prevenir. Se recomienda que después de los cuarenta años, hombres y mujeres se controlen por lo menos una vez al año.

A juicio del doctor Abufhele “si bien en el último tiempo han surgido nuevos fármacos muy efectivos para prevenir y tratar algunos factores de riesgo, como la hipertensión, su indicación no es muy frecuente debido principalmente a que en Chile hay problemas de diagnóstico, porque como la gente se controla poco no sabe si está en riesgo”.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Actualidad Médica.




Deja un comentario