Datos del Doping


Desde las Olimpiadas de México en 1968 hasta los Juegos de Atlanta 1996, el COI había realizado 13.077 pruebas de dopaje durante las competiciones. Cuarenta y ocho exámenes arrojaron positivo: 40 hombres y 8 mujeres.

Poco antes de Sydney 2000, siete atletas de alto rendimiento, entre ellos Javier Sotomayor, plusmarquista mundial cubano, fueron sancionados por dopaje. Al finalizar la cita internacional en Australia, el COI contabilizó diez casos de doping positivo. En Sydney se realizaron 3200 test, de los cuales 400 se efectuaron fuera del período competitivo como una manera de prevenir estas prácticas.

Según estadísticas de la Agencia Mundial Antidoping sobre la base de las últimas ediciones de las Olimpíadas, las sustancias más utilizadas por los deportistas serían la eritropoyetina, la hormona del crecimiento, la hemoglobina reticulada, el perfluorocarbono, la testosterona, la nandrolona, los corticoides y el salbutamol.

Los deportistas dopados también toman aspirinas, que sirven de anticoagulante. Asimismo, se pueden inyectar preparaciones de albumina o suero glucosado para disminuir artificial y rápidamente la concentración de glóbulos rojos.

Entre 1975 y 1995 tres ciclistas murieron en el Tour de Francia por consumir sustancias prohibidas. Ninguno había cumplido los 32 años. Otros dos corrieron la misma suerte siendo un poco mayores, 40 y 44 años de edad, respectivamente. El mismo reporte indica que en Italia han fallecido al menos diez futbolistas durante la década de los 90.

Florence Griffith, velocista norteamericana ganadora de tres medallas de oro murió de muerte súbita en 1998. El informe forense dictaminó que la causa de deceso estaba relacionada con la ingesta de fármacos durante períodos de competición.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Medicamentos.




Deja una respuesta