Deshabituación tabáquica no farmacológica


Intervención mínima. Cerca del 90% de los fumadores consultan, al menos una vez y por diversos motivos, a su médico de cabecera en un período de cinco años. Sin embargo, menos de un tercio confiesa haber recibido consejo sanitario (enfoque educacional) para dejar de fumar por parte de su médico, a pesar de que esta intervención mínima puede conseguir un 5-10% de exfumadores al año.
Programas de terapia conductual. Se pueden aplicar como terapia individual o grupal. Hay evidencias de que el número de abandonos mediante la asistencia a un programa de terapia de grupo aumenta significativamente en comparación con la no intervención o las intervenciones con un contacto mínimo. La terapia de grupo genera, además, unos beneficios adicionales cuando se asocia a otras formas de tratamiento. En general, el enfoque conductual del tratamiento consiste en intensificar la motivación y la confianza que predispone al individuo a abandonar el consumo de tabaco. También se pueden utilizar técnicas aversivas, que promueven un efecto negativo del comportamiento provocando, cuando el paciente fuma, síntomas leves de intoxicación nicotínica (fumar rápido, retener el humo durante 35- 40 segundos, o aumentar hasta tres o cuatro veces el consumo habitual).

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja una respuesta