Etiología de la Neumonía nosocomial


Los agentes etiológicos de la Neumonía nosocomial también varían dependiendo de la población estudiada y de las diferentes áreas consideradas (países, regiones, hospitales, e incluso servicios dentro de un mismo hospital). En general, las bacterias gramnegativas son responsables del 50-80% de los casos, mientras que un 20-30% de los episodios son debidos a cocos grampositivos, fundamentalmente a S. aureus. En torno a la cuarta parte de las Neumonía nosocomial son de etiología polimicrobiana. Las variables principales que determinan la etiología son la duración de la hospitalización en el momento del diagnóstico, la presencia de determinados factores de riesgo para algunos microorganismos, la exposición previa a antimicrobianos y el patrón microbiológico local.
Basándose en el tiempo transcurrido desde el ingreso hasta el momento del diagnóstico, las Neumonía nosocomial se clasifican en precoces (menos de cinco días desde el ingreso) o tardías. Las Neumonía nosocomial precoces son consecuencia de la aspiración de patógenos comunitarios endógenos que colonizan habitualmente la orofaringe, y que ya estaban presentes al ingreso del paciente en el hospital. Los agentes etiológicos habituales en estas circunstancias son Staphylococcus aureus, Streptococcus pneumoniae, Haemophilus influenzae o enterobacterias, todos ellos con un patrón de susceptibilidad antimicrobiana predecible y, por consiguiente, sin grandes dificultades en su tratamiento. Por el contrario, las Neumonía nosocomial tardías suelen estar producidas por microorganismos del entorno hospitalario, como Pseudomonas aeruginosa, Acinetobacter sp. o S. aureus resistente a la oxacilina (SARO), que sustituyen en pocos días a la flora orofaríngea normal y son potencialmente resistentes a los antimicrobianos y, por tanto, más difíciles de tratar.
El espectro etiológico también puede venir determinado por la presencia de factores de riesgo específicos para determinados microorganismos. Así, los pacientes que presentan trauma craneal, coma, adicción a drogas por vía parenteral, o insuficiencia renal crónica en programa de diálisis, tienen mayor riesgo de infección por S. aureus; aquéllos con defectos estructurales pulmonares (bronquiectasias) o previamente colonizados, tienen un riesgo mayor de infección por P. aeruginosa; y, los tratados con corticosteroides tienen mayor predisposición a infecciones producidas por Legionella sp., P. aeruginosa y Aspergillus sp.
Otra característica importante que puede condicionar el agente causal de la Neumonía nosocomial es la exposición previa a antimicrobianos de amplio espectro, que pueden seleccionar microorganismos multiresistentes como SARO, P. aeruginosa, Acinetobacter sp. o enterobacterias con un patrón de sensibilidad antibiótica muy modificado. Por último, y aunque las variables mencionadas anteriormente son muy útiles para determinar los agentes etiológicos de origen endógeno, es importante recordar que los organismos también pueden tener un origen exógeno, lo que está condicionado por el patrón de contaminación ambiental de cada institución.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja un comentario