Exploraciones complementarias para enfermedad pulmonar parenquimatosa difusa


Análisis de laboratorio
El hemograma puede revelar hallazgos inespecíficos de enfermedad, como anemia o elevación de la velocidad de sedimentación globular pero, generalmente, su contribución a la evaluación diagnóstica es muy limitada. Un hallazgo que puede reducir el espectro de enfermedades que el clínico tenga que considerar en su diagnóstico diferencial es la eosinófila. Los estudios serológicos pueden contribuir a la evaluación diagnóstica mostrando la existencia de anticuerpos precipitantes frente a antígenos específicos (neumonitis por hipersensibilidad); anticuerpos antinucleares o factor reumatoide (conec-tivopatías); anticuerpos anticitoplasmáticos de los neutrófilos (vasculitis sistémicas); o anticuerpos antimembrana basal glomerular (síndrome de Goodpasture). Otros marcadores, como el KL-6, parecen prometedores en el diagnóstico de la fibrosis pulmonar idiopática.
Radiografía de Tórax
La radiografía de tórax es la exploración que aporta más información de una manera rápida y barata. En muchas ocasiones, basta la radiografía para establecer un diagnóstico específico, como por ejemplo la silicosis en un paciente con los antecedentes adecuados. Otras veces, esta exploración es altamente sugestiva de un diagnóstico concreto, como cuando se observan adenopatías hiliares bilaterales en el caso de la sarcoidosis. Sin embargo, la radiografía de tórax frecuentemente muestra un patrón intersticial inespecífico (figura 21.1) y, en el 10% de las EPDP, es normal. Es muy útil la evaluación de las radiografías previas del paciente porque pueden proporcionar información acerca de la naturaleza, duración y progresión de la enfermedad.

El patrón de las opacidades radiológicas y su distribución puede ser de utilidad en el diagnóstico de estas enfermedades La silicosis, la sarcoidosis, la histiocitosis X y la neumonitis por hipersensibilidad tienden a afectar más los lóbulos superiores, mientras que la fibrosis pulmonar idiopática, la asociada a conectivopatías y la asbestosis se manifiestan más en los lóbulos inferiores. Las enfermedades de localización más periférica son la fibrosis pulmonar idiopática, la neumonía eosinófila crónica y la NOC, mientras que las más centrales son la sarcoidosis y la beriliosis. En casi todas estas entidades se produce una pérdida de volumen pulmonar, sin embargo, algunas enfermedades, como la histiocitosis X, la linfangioleiomiomatosis, la esclerosis tuberosa o la neurofibromatosis conservan el tamaño del pulmón o lo aumentan. Otras características asociadas de interés diagnóstico son la presencia de adenopatías hiliares o mediastínicas (sarcoidosis, infecciones, beriliosis, neumonitis intersticial linfocítica, linfoma u otras neoplasias), su calcificación (silicosis, sarcoidosis o tuberculosis), o la existencia de derrame pleural (edema, conectivopatías, infección, neoplasia, linfangioleiomiomatosis, exposición a asbesto y algunos fármacos).

Califica este Artículo
5 / 5 (1 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja una respuesta