Flores de Bach EQUILIBRIO PSICO-EMOCIONAL


¿Qué son las flores de Bach?

Se conoce a las terapia con flores de Bach como una terapia energética que ayuda a equilibrar las emociones de la persona. Esto es cierto, aunque en realidad, las flores trabajan los cuatro planos básicos del ser: espiritual, mental, emocional y físico simultáneamente, por lo que se puede considerar no sólo una terapia holística, sino un instrumento de crecimiento personal excelente.

Las 38 esencias del Dr. Bach son preparados bebibles de plantas silvestres elaborados a partir de flores en su punto óptimo de floración que se sumergen en agua y se exponen al sol, o a la ebullición. Este proceso finaliza en una dilución bebible que se comercializa en pequeños frascos de 10 a 30 ml en farmacias y tiendas especializadas. Fueron descubiertas por el prestigioso médico, bacteriólogo y homeópata Edward Bach en la década de los años 30.

Sistema completo

El sistema floral de Bach es un sistema completo en sí mismo puesto que abarca todas las emociones y estados mentales básicos del ser humano. Durante el tratamiento, a través de una entrevista personalizada, el terapeuta floral identifica cuáles son esas emociones básicas que subyacen al estado psico-emocional de la persona en su momento presente.

Por ejemplo, un estado de «depresión» definido así por un persona puede necesitar esencias florales diferentes de un individuo a otro. Si la depresión se vive con desesperanza y apatía, requerirá unos remedios; si lo hace con desmotivación, agotamiento e irritabilidad, necesitará otros distintos. De modo que esta terapia trata a la persona y no al síntoma, sea este un síntoma emocional, mental o físico.

Es importante subrayar que las flores de Bach y otras esencias florales no sustituyen otros tratamientos, sino que son compatibles con tratamientos alopáticos, homeopáticos u otros remedios farmacológicos o naturales.

Limitaciones en el auto-tratamiento

La terapia con esencias florales de Bach puede utilizarse para la auto-ayuda o auto-tratamiento cuando la persona aprende el sistema. El propio Dr. Bach recalcó la sencillez de su método de cura a modo de «botiquín emocional». Esto es así especialmente en las situaciones agudas o puntuales, en las que podemos prescribirnos los remedios que necesitamos con cierta facilidad. Por ejemplo, días en los que estamos nerviosos o irritables, cuando necesitamos adaptarnos a una nueva situación, agotamiento psíquico o físico, en resumen hechos más o menos circunstanciales.

Sin embargo, en el tratamiento de situaciones que tienen que ver con dificultades arraigadas en el tiempo, existen mecanismos y bloqueos en el carácter de la persona que a menudo escapan a su propia percepción. Entonces la persona necesitará un tratamiento más largo y especializado, debiendo recurrir a un terapeuta apropiadamente cualificado para este nivel de uso de las esencias florales de Bach.

Lo que nos sana es el proceso

Las  terapia con Flores de Bach, tomadas de manera puntal, nos ayudan a aliviar estados de ánimo dolorosos, en situaciones de crisis o en momentos en que nos hallamos “superados” por nuestras emociones: duelos, miedos, fobias, irritabilidad, tristeza, cansancio, etc.

Aunque la verdadera fortaleza de la Terapia floral de Bach se obtiene cuando nos involucramos en nuestro propio proceso de aprendizaje vital, actuando así las esencias como facilitadores del crecimiento personal (“psicoterapia líquida”) ayudándonos a ser más conscientes de nuestros conflictos internos y de nuestra auténtica personalidad, lo que nos permite gestionar nuestra vida de una manera más satisfactoria.

¿Quién puede tomarlas?

Los remedios pueden ser tomados por todos (bebés, niños, embarazadas, ancianos, etc.), ya que las  terapia con Flores de Bach para niños:

· Son completamente seguras y naturales.
· Carecen de contraindicaciones y efectos secundarios. Tampoco hay riesgo de sobredosis, ni conllevan adicción.
· Son además compatibles con otros remedios, alternativos o alopáticos, a los que no sustituye.

También pueden tratar animales y plantas.

¿Es una terapia fiable?

Este método ha sido utilizado con éxito desde hace 70 años por profesionales en el campo de la salud de todo el mundo. El número de libros y publicaciones disponibles en la actualidad es muy abundante. Son tantos los miles de casos tratados con éxito que la cantidad de usuarios y terapeutas aumenta día a día.

La O.M.S. (Organización Mundial de la Salud) reconoce las Flores de Bach, señalando la ausencia de efectos secundarios de los remedios, y la posibilidad de ser usados como sistema de auto-ayuda (“Médicine traditionnelle et couverture des soins de santé”. Genève, 1983. p. 162).

¿En qué consiste la Terapia con flores de Bach?

Un proceso de Terapia con flores de Bach se realiza en sesiones regulares, semanales o quincenales. Durante las sesiones el terapeuta, a través de su presencia y escucha, identifica las esencias florales que subyacen al contenido emocional y mental de lo que expresamos. Nos indica los aspectos que trabajan las esencias seleccionadas. También, desde el seguimiento del proceso de la persona, el terapeuta nos ayudará a darnos cuenta de los aspectos en los que vamos mejorando y que otras cuestiones salen a flote en cada nuevo «aquí y ahora».

Luego serán las esencias florales las que actúan en nosotros, ayudándonos en el equilibrio de la emoción y, sobre todo, en el darnos cuenta, ya que las esencias florales nos aportan luz (auto-conocimiento) en cada uno de los aspectos que tratan. Las sesiones con el terapeuta floral suponen un marco de trabajo, trabajo sobre uno mismo que realiza la persona, con la ayuda inestimable de las esencias y la presencia del terapeuta.

En este proceso hay momentos en que las esencias florales actúan como un bálsamo para nuestro corazón dañado, nos producen alivio, descanso, entendimiento,… aquello que necesitamos en ese momento. A veces, la «sabiduría» con que actúan las esencias parecen producir efectos que nos sorprenden, por inesperados, si nos acercamos a ellas sólo buscando «el no-sentirnos de una determinada manera» (p.ej. «no quiero sentirme enfadada, ¿qué flor hay para ello?»).

Las esencias florales no nos ayudarán a escapar de los momentos incómodos -por dolorosos- que tengamos que vivir para nuestro proceso de crecimiento personal. Por eso, a veces puede pasar que esa emoción de la que queremos liberarnos se intensifique («¿qué ocurre? ¡me estoy sintiendo más enfadada!», en el ej. anterior). Si es así, no nos quepa duda de que eso es lo que necesitamos vivir, y tampoco nos quepa duda, de que eso nos está ocurriendo porque es un momento de cierta fortaleza en la que podemos enfrentarnos a ello (siguiendo el ej. anterior, necesito darme cuenta de cuán enfada estoy para así sentir más claramente la necesidad de resolver una situación determinada).

Más allá del equilibrio psico-emocional

Si es el propio proceso el que nos sana, nos sana porque ese proceso nos acerca más a lo que somos, a nuestra auténtica personalidad. Ello conlleva una conexión más profunda con la parte más elevada de nosotros, que el Dr. Bach identificó con nuestra alma.

El Dr. Bach creía que cada uno de nosotros tenemos un camino propio y único en la vida. Y que venimos al mundo a desarrollar una determinada cualidad, qué es algo muy genuino nuestro y que -en positivo- es lo mejor que podemos ofrecer al mundo.

Desviarse de ese camino e «ignorar los dictados del alma» en palabras de Bach, conducen a la enfermedad y a la infelicidad.

Obviamente, encontrar nuestro camino, nuestra esencia (o «vocación vital») es un proceso que puede llevarnos toda (o gran parte de) la vida. Sin embargo podemos decidir entre caminar en la desconexión de nuestra esencia íntima o involucrarnos en su búsqueda. La diferencia entre una opción y otra es la diferencia entre encontrar o no sentido a nuestra vida. Las Flores de Bach siempre actuarán desde su «inteligencia» hacia esa conexión íntima.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Terapia con Flores de Bach.




One Response to “Flores de Bach EQUILIBRIO PSICO-EMOCIONAL”

  1. mary Dice:

    felicito la obra de este temaq, solo debemos decir ya estoy sana si curo mis emociones


Deja una respuesta