Hanta: ¿Cuándo sospechar?


por el virus hanta puede poner en riesgo la vida del afectado. El año 2002 causó la muerte de un 30% de los enfermos, la cifra más baja desde el inicio del brote, en 1997.

El problema es que esta enfermedad grave se inicia con los mismos síntomas de una gripe (cefalea, fiebre, dolor muscular, calofríos y vómitos), los cuales en muchos casos se quedan sólo en eso -incluso algunas personas contagiadas no manifiestan ningún malestar-. “Son muy inespecíficos y se pueden confundir con cualquier patología”, afirma el doctor Pablo Vial, infectólogo decano de la Facultad de Ciencias de la Salud Clínica Alemana Universidad del Desarrollo.
GUÍAS DE TRATAMIENTO PARA TODO EL PAÍS

Un equipo formado por especialistas de distintas áreas desarrolló una normativa nacional para el manejo de los pacientes críticos por virus hanta, la cual incluye normas de traslado, entubamiento, problemas relacionados con la ventilación mecánica y su resolución, y factores que inciden en agravamiento, entre otros. De acuerdo con el doctor Vial, el objetivo es que en todo el país se pueda enfrentar este problema y mejoren las posibilidades de sobrevida.

Por eso es tan importante saber ante qué situaciones poner atención y qué ofrecen los médicos para controlarla.

El hanta tiene un periodo de incubación que va de 10 a 34 días, es decir, los individuos contagiados comienzan a manifestar síntomas después de un periodo variable a la exposición al microorganismo. Los afectados son principalmente hombres (71%) y adultos jóvenes, con una edad promedio de 31 años. Un 44% de los casos está vinculado al desempeño de actividades agrícolas o forestales, un 14% corresponde a dueñas de casa y un 28% a estudiantes. Y el porcentaje de contagiados que son turistas se ha incrementado de un 25% en 1996 a un 47% en 2001.

Según un estudio a 21 casos, el tiempo ocurrido entre la aparición de los síntomas y la admisión a un hospital va de 3 a 10 días, con un promedio de 6 días.

Con todos estos datos, el doctor Pablo Vial, sostiene qué circunstancias son sospechosas: “Personas jóvenes y sanas que viven o hayan visitado un área rural donde exista contacto con roedores silvestre y manifiesten este cuadro inespecífico en una época del año poco común (primavera-verano), el cual evoluciona más rápido que una gripe y además se agrava”.
Sólo horas: de caminar a estar conectado a un respirador
Según explica el infectólogo, en casos de Síndrome Cardiopulmonar por Virus Hanta (SCPH) existen tres a siete días de fiebre, dolor muscular, calofríos y vómitos, y en sólo unas horas se produce una insuficiencia respiratoria y cardiaca que obliga a conectar a un respirador mecánico además de otras medidas para ayudar al paciente a sobrevivir.

“Cuando se sospecha de la presencia de SCPH, el primer examen que se realiza es el hemograma porque es el que se altera más precozmente (baja de plaquetas y aumento de hematocritos, entre otros). Por su parte, el de hanta sólo se hace en tres ciudades del país y se demora 24 hrs. en dar resultados, lo que no es lo suficientemente rápido como para esperarlo para tomar medidas. Si el hemograma aumenta las sospechas, es fundamental trasladar a la persona a un centro asistencial que cuente con una UCI (Unidad de Cuidados Intensivos), aunque en ese momento esté bien, porque el agravamiento es tan rápido que es necesario contar con las herramientas para el manejo de un paciente crítico”, afirma el especialista.

A nivel nacional existe un programa de vigilancia epidemiológica que obliga a dar cuenta de la aparición de cualquier caso a las Unidades de Epidemiología del Servicio de Salud correspondiente. De esta forma, se mantienen las estadísticas que hasta el 4 de diciembre de 2003 confirman 50 afectados durante este año.

El acelerado desarrollo de la enfermedad también impone otras dificultades: “Hay que actuar rápido y focalizarse en los órganos más afectados. No existen antivirales específicos, no hay vacunas o inmunoterapia disponibles, así que el tratamiento es principalmente de apoyo. Los últimos hallazgos muestran que, eventualmente, los medicamentos que tendrían un mejor resultado, serían los que controlan el sistema inmune.
Una vez que comienza la insuficiencia respiratoria y cardiaca, los esfuerzos se concentran en mantener la oxigenación, presión sanguínea y pulso cardiaco. Para eso se utiliza la ventilación mecánica y los medicamentos vasoactivos. Cuando el paciente no responde a estas medidas, en la UCI de Clínica Alemana se utiliza una máquina de circulación extracorpórea (ECMO).

“Ésta permite aliviar al paciente durante el periodo más grave de la enfermedad, que dura hasta unas 48 horas. En ese lapso también se pueden presentar hemorragias (81% de los casos en Chile), cosa infrecuente en Estados Unidos y Argentina. Si el enfermo pasa esta etapa, la recuperación es relativamente rápida”, explica el doctor Vial.

Una vez que el paciente recobra su capacidad respiratoria y cardiopulmonar, sólo persiste un estado de debilitamiento general con dolor muscular y de cabeza, pero el riesgo de vida, termina por completo.

Califica este Artículo
4 / 5 (3 votos)

Categoría: Actualidad Médica.




One Response to “Hanta: ¿Cuándo sospechar?”

  1. belén cifuentes Dice:

    Hola hace dos días encontré un ratón en mi casa paso corriendo encima de ropas y no se si luego de eso quedó contagiado todo no pudo saber que hago


Deja un comentario