Hanta: Excursionistas y veraneantes alerta con la prevención


Scouts, mochileros, veraneantes y aventureros llegó el momento de prepararse para enfrentar el virus hanta, porque habitualmente de diciembre a marzo se da la mayoría de los contagios y, para este año no estamos exentos de riesgos, debido a que ya se anunció un aumento del número de roedores portadores del hanta.

El virus hanta produce una enfermedad leve y otra grave, la leve presenta síntomas característicos de un cuadro gripal: cefalea, fiebre, dolor muscular, calofríos y vómitos. Ocasionalmente ésta es seguida por la grave, la que consiste en un síndrome cardiopulmonar neumonía e insuficiencia cardiaca y respiratoria- que mata a alrededor de un 30% de las personas que adquieren la infección. Es transmitido por ratones silvestres, en Chile principalmente por el colilargo (Oligorizomys longicaudatus), el cual es un portador sano. Los seres humanos se contagian al inhalar partículas de las excreciones orina, saliva y heces- de los roedores y manifiestan la enfermedad después de 10 a 35 días del contacto.

El primer brote de hanta del que se tiene registro se produjo en 1997 con 30 casos, de ahí se mantuvo relativamente estable hasta que en 2001 aumentaron a 81 para volver a bajar a 46 casos observados hasta el 18 de noviembre de este año. A pesar de esta disminución, el doctor Pablo Vial, infectólogo de Clínica Alemana, afirma que no se puede hablar de una tendencia porque es una enfermedad que se presenta cíclicamente, y si uno revisa región a región en algunas aumenta y en otras baja. Respecto al número de ratones, el especialista sostiene que su aumento se debe a ciclos naturales y a variaciones en la disponibilidad de alimentos (semillas).

También es importante destacar que se ha incrementado el porcentaje de afectados que son turistas, del 25% en 1996 a un 47% en 2001. Esto invita a mejorar las medidas preventivas de parte de veraneantes que entran a casas o bodegas cerradas por mucho tiempo y a excursionistas que tienen contacto directo con el hábitat de los ratones.

Prevenir: Cuidado donde mete la nariz
El virus tiene ciertas características que permiten conocer las situaciones riesgosas: al aire libre se muere fácilmente (a los 30 minutos a 2 horas) y vive más donde no hay ventilación ni sol. También puede transmitirse a través de mordeduras de ratones, aunque esta forma es mucho menos frecuente.
EXCURSIONISTAS:

Ubique la carpa en un lugar amplio, luminoso, sin malezas, basura o leña. Lejos de lugares con evidencias de ratones: excrementos, madrigueras o cadáveres de roedores.

No ocupe lugares como refugios, establos, bodegas u otras construcciones que hayan permanecido cerradas por mucho tiempo.

Use carpas con piso, cierre y sin agujeros.
Si no hay agua potable, ingiérala limpia, clorada o hervida, y mantenga cerrada el agua almacenada.

Bote las basuras en bolsas y éstas entiérrelas alejadas de la carpa a 50 cms. de profundidad y tapadas con 30 cm. de tierra.

Guarde los alimentos en envases herméticos y resistentes a la mordedura de ratones, al igual que los utensilios de cocina.

Construya las letrinas en lugares abiertos, ventilados y soleados a unos 30 mts. del campamento.

Al internarse en bosques, cuidarse de no introducir la cabeza en lugares sin luz ni ventilación, como huecos de árboles y cavernas.

No se exponga a situaciones riesgosas como: comer frutos silvestres que crecen en arbustos bajos (moras) o recolectar leña de noche.

VERANEANTES:

Desratice el lugar.

Antes de ocupar una casa cerrada por varios meses, ventile durante media hora (abrir puertas y ventanas).

Luego, no sacuda ni barra. Moje y trapee el piso y muebles de cocina con una solución desinfectante (2 cucharadas soperas de cloro para un litro de agua) o detergente.
Una vez en la casa: mantenga el jardín adyacente sin maleza, tape rendijas y agujeros, no deje alimentos que atraigan a los ratones y bote las sobras, elimine la basura en bolsas bien cerradas dentro de recipientes con tapa, no deje la loza ni utensilios de cocina sucios sobre el lavaplatos y mantenga la comida de perros o gatos en recipientes tapados.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Actualidad Médica.




One Response to “Hanta: Excursionistas y veraneantes alerta con la prevención”

  1. ana Dice:

    Que pasa si comí algo que estaba contaminado con orina y heses de ratón y no fui al medico ya pasaron cuatro meses e tenido fuertes dolores de cabeza,fiebre,dolor el la parte de los riñones,mareos ,y dolor abdominal.


Deja un comentario