Hiperrespuesta bronquial


.
Se trata de una reacción exagerada ante estímulos cotidianos que, bien tolerados por la población normal, en los asmáticos, inducen síntomas propios de su enfermedad. En los periodos libres de síntomas, esta situación genera cuadros disneicos, en la mayoría de las ocasiones, leves y autolimitados.
Estímulos más habituales en la inducción de la hiperrespuesta bronquial
Estímulos químicos
Pinturas, lacas, barnices
Perfumes
Productos de limpieza, ambientadores Humo
Estímulos físicos Risa
Ejercicio físico Aire frío
Estímulos farmacológicos
Beta bloqueantes
Aspirinas y AINEs no selectivos de la COX-2
La reacción dual en el asma. Este término se refiere a una respuesta secuencial de los síntomas asmáticos. Mientras que los estímulos ligados a la hiperrespuesta bronquial suelen ser monofásicos, los ligados a la exposición alergénica están ligados a una respuesta dual o bifásica. Este tipo de reacción se trata más de un modelo de provocación del asma en el laboratorio que de un cuadro clínico habitual. Se ha demostrado que si un asmático, sensibilizado a un alergeno concreto, hace una inhalación significativa del mismo, se induce una reacción asmática inmediata en menos de veinte minutos que, tras una recuperación pasajera, se sucede de una reacción tardía, después de 4 a 6 horas, de carácter más persistente. La reacción inmediata se ha relacionado con la broncoconstricción inducida por la liberación de mediadores de la inflamación; especialmente a aquellos preformados, con una vida media corta, como la histamina. La reacción tardía se relaciona con la inflamación y la infiltración celular de la pared bronquial como respuesta a la liberación de factores quimiotácticos liberados en la reacción inmediata.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja un comentario