Intervenciones sobre la vía aérea


Se pueden considerar en este apartado las resecciones traqueales o bronquiales denominadas « en manguito » para extirpar neoplasias primarias o lesiones estenóticas benignas. La traqueostomía es la intervención traqueal más frecuente. Se debe realizar en situaciones Turgentes con imposibilidad de control de la vía aérea, como en fracturas de la cara y macizo facial. En estos casos, no obstante, es mejor llevar a cabo una cricotirodiotomía. Cuando se produce una intubación prolongada (unas tres semanas), se indica para evitar las lesiones subglóticas típicas de la misma, al mismo tiempo que permite un mejor control de las secreciones traqueobronquiales y disminuye el espacio muerto anatómico de la vía aérea. La intervención es de escasa complejidad, pero debe realizarse con la adecuada cautela a fin de evitar lesiones traqueales indeseables que conduzcan a estenosis ulteriores y lesiones de estructuras vecinas (vasos carotídeos, yugulares y tiroideos, esófago). Se lleva a cabo a través de una cervicotomía transversa de unos 3 cm y, tras la disección de la musculatura pretraqueal, se realiza una incisión sobre la tráquea para colocar la cánula. En los últimos años han sido sustituidas por las traqueostomías percutáneas, que se llevan a cabo por punción. Otro tipo de intervenciones de la vía aérea son las que combinan una resección pulmonar con la exéresis de un fragmento de bronquio. Con ello se consigue ahorrar una resección mayor, generalmente una neumonectomía. Son las denominadas resecciones broncoplásticas.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja una respuesta