Jaqueca infantil: Mal de grandes en cabeza de chicos


“La cabeza me hace como si tuviera el corazón latiendo adentro”, describió una niña de cinco años al doctor Germán Schlager, neurólogo infantil de Clínica Alemana.

Este relato tan preciso y poco común en menores, es tan característico que permitió al especialista diagnosticar una migraña infantil. Esta enfermedad caracterizada por un dolor de cabeza crónico, palpitante, de un lado del cerebro (hemicraneo) y que parte con molestias visuales, es tan habitual en los adultos, que su presencia en niños parece un asunto de chicos agrandados.

Sin embargo, según un estudio sueco de 1955 realizado por Bille y citado hasta hoy como fuente de referencia, cerca de un 4% de los escolares menores de 15 años padece de jaqueca. A un 23% de ellos se les pasó antes de los 25 años; la mayoría de los que sanaron fueron hombres.

De acuerdo al doctor Schlager existen casos desde un año de edad y no se sabe por qué algunos mejoran y otros no, lo que sí está claro es la importancia de los antecedentes familiares; entre un 70 y un 90% de los niños afectados tiene algún padre con migraña. La investigación de Bille siguió a los escolares jaquecosos por 40 años y mostró que cuando ellos se transformaron en padres, un 52% tuvo un hijo o más que desarrollaron dolores de cabeza de este tipo.

El neurólogo infantil explica que los síntomas de la jaqueca en los niños presentan algunas diferencias con la sufrida por adultos: “Se asocia con vómitos, decaimiento e incluso dolor abdominal. Lo describen como un dolor de cabeza severo que aparece en forma brusca y es lo suficientemente fuerte como para que abandonen sus actividades, llorando o quejándose de dolor de cabeza, según la edad. Generalmente no perciben las molestias visuales previas, pero algunos mayores (9-10 años) describen micropsia -ver las cosas chiquititas-. Se acuestan a dormir y despiertan como nuevos. Al igual que en los adultos, la crisis puede durar de 30 minutos a varias horas, incluso tres días”.
A juicio del especialista cuando hay una historia clínica bien relatada y bien escuchada, y un examen físico neurológico, para excluir signos de lesión cerebral, se puede hacer el diagnóstico. “No se requiere pruebas de otro tipo. Sólo cuando aumenta la intensidad o se acompaña de síntomas de déficit neurológico, se realiza un TAC (escáner), el cual encuentra algo rara vez (5%)”.
Como desencadenantes se cuentan numerosos elementos cuya importancia dependerá de la sensibilidad de cada persona: tensión emocional, calor, ejercicio físico en condiciones inapropiadas, traumas craneanos menores, falta de sueño y algunos alimentos, como el cacao y ciertos preservantes, por ejemplo, los utilizados en las salchichas.

¿Irritable?
Según un estudio publicado en la revista Pediatrics de julio 2003, los niños que sufren de jaqueca ven afectada su calidad de vida tanto como los que tienen cáncer o artritis. Scott Powers, quien encabezó la investigación, afirmó que los dolores de cabeza les impactan causando ausencia escolar, bajo rendimiento, y disminución en la interacción familiar y socialización con los pares.

Por otra parte, el neurólogo infantil sostiene que esta enfermedad se asocia habitualmente con niños que tienen un buen rendimiento escolar, y personalidad perfeccionista y competitiva. Y agrega que “a veces los síntomas se acompañan por irritabilidad sin razón aparente”.

Analgésicos y reposo
El doctor Schlager asegura que en la mayoría de los casos los analgésicos corrientes y el reposo dan resultados. “En los adultos el tratamiento consiste en ingerir medicamentos en la fase previa al dolor de cabeza, que ellos identifican muy bien, pero los niños no tienen esas molestias visuales. Cuando se dan dos o más jaquecas al mes, se receta un tratamiento preventivo que se basa en fármacos diarios que impiden el mecanismo de contracción y dilatación vascular (ver recuadro)”.

Para casos muy graves en que las medidas preventivas no son suficientes, se utilizan medicamentos antiepilépticos, aunque no hay ninguna relación entre ambos problemas.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Consejos para Mamá.




Deja un comentario