Leche líquida también es recomendable a partir del año


Popularmente está muy arraigada la idea de que la leche en polvo es mejor para los niños y que sólo los mayores debieran ingerir leche líquida. Sin embargo, un estudio realizado por el INTA (Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos) demostró que ambas leches tienen el mismo valor nutritivo, por lo tanto, a partir del año, los menores pueden consumir leche líquida o en polvo sin distinción.
La doctora Silvia Guardia, pediatra especialista en nutrición de Clínica Alemana, explica que “se permite el uso de leche líquida sólo desde que cumplen un año porque se supone que a esa edad, con el resto de las comidas que ingieren, ya satisfacen las necesidades alimenticias. Hasta los seis meses se aconseja lactancia materna exclusiva, la que una vez finalizada, debe ser sustituida por fórmulas especiales”.

Esta investigación viene a confirmar las recomendaciones que algunos pediatras ya estaban haciendo a sus pacientes y además acaba con ciertos prejuicios de las mamás. “Cuando yo les digo que pueden darle leche líquida a partir del año, ellas se sorprenden”, afirma la pediatra.

Se analizaron las muestras de leche fluida U.H.T. (proceso Ultra High Temperature) y en polvo al ser recibidas y 90 días después. En ellas se determinó la calidad química de las proteínas, grasas, calcio, cenizas, humedad, energía, calcio, fósforo y ácidos grasos, y calidad sensorial (apariencia y aceptabilidad).

En conclusión, se encontró un nivel nutricional similar con diferencias atribuibles al proceso de producción, que no tienen impacto en una alimentación mixta y balanceada, como debiera ser la de un niño de más de un año.
De acuerdo a la doctora Guardia, las ventajas de utilizar la leche fluida son que viene lista para consumir, con lo que se evita errores en la dosificación; que es más higiénica, porque no debe manipularse, y que para los niños es más atractiva, especialmente cuando se les entrega en cajitas individuales. La desventaja es el mayor precio, aunque cree que debieran equiparse, ya que se ha visto una tendencia mundial en este sentido.

La especialista destaca que la leche líquida a utilizar hasta los dos años debe ser entera con un 26% de materia grasa, bajo el proceso U.H.T. y que “este estudio en ningún caso significa que una leche sea mejor que la otra. Nutritivamente, ambas son adecuadas”.
DIFERENCIA ENTRE LAS LECHES

La lisina indicador de calidad de las proteínas- disminuyó en la leche en polvo a 90 días, pero su nivel inicial es tan alto que la diferencia no sería considerable. Sí es importante que la lisina se sigue deteriorando con el tiempo, por lo tanto, habría que tomarlo en cuenta. También se observó una reducción en los niveles de vitamina A en ambas leche, principalmente en la deshidratada (28% en contraste con 6%), pero esto no sería un problema porque otros alimentos entregan la cantidad necesaria de este elemento. Un litro de leche aporta alrededor de un 50% de la vitamina A que requieren diariamente las personas mayores de un año. También cabe destacar una probable disminución excesiva con el paso del tiempo en el caso de la leche en polvo.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Nutrición y Dietética.




Deja un comentario