LEUCEMIA, PRINCIPAL CÁNCER PEDIÁTRICO


Esta enfermedad es el cáncer infantil más común. Se caracteriza por una historia clínica corta en que aparecen signos y síntomas como, anemia considerada no habitual por el pediatra, sangramientos, manifestaciones clínicas de hemorragia y fiebre prolongada sin causa aparente. De acuerdo a su etiología, aún en estudio, existe la presencia de un clon de células malignas que invade la médula ósea desplazando, de esta manera, la producción de células normales.

MEJOR DIAGNÓSTICO, MEJOR TRATAMIENTO

El diagnóstico de esta enfermedad es clínico, pero se confirma mediante exámenes de laboratorio. Para estos efectos la Clínica cuenta con moderna tecnología: la citometría de flujo y los estudios citogénicos moleculares. La doctora Varas explica que son técnicas que, a través del análisis del ADN, permiten el diagnóstico molecular de la enfermedad, es decir, conocer con precisión absoluta el tipo de leucemia, para así enfocar el tratamiento de acuerdo al tipo de célula hematopoyética (célula madre) afectada.
“Próximamente tendremos una tecnología para detectar la enfermedad residual mínima, que permite saber si la patología ha desaparecido completamente, lo que es especialmente importante para los seguimiento y para cambiar un tratamiento en aquellos casos en los cuales clínicamente no hay evidencias de una respuesta desfavorable, pero sí en el examen”

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja un comentario