Patologías del pie: Taco y punta: Lo más dañino


Los zapatos de taco alto y punta angosta pueden propiciar enfermedades como metatarsalgia, tendinitis, callos, juanetes y dedos en garra.

Siempre se produce una problemática entre el zapato y la moda, la dificultad está en que se haga uno que funcione bien mecánicamente y que esté de moda. El taco alto y la punta angosta son las tendencias más nocivas. Sin duda, en este conflicto por andar cómodas y bonitas a la vez, las mujeres son las más afectadas, de hecho ellas son las que más consultan. Y la moda actual, sin duda, no favorece en este dilema.

Si sólo unos granos de maicillo en el calzado son tremendamente molestos, el tacón, que altera completamente el movimiento que se realiza al caminar, debiera ser un calvario. Aunque se intente callar el dolor, tarde o temprano se producirán los trastornos.

Una patología muy común es la metatarsalgia dolor en la zona anterior de la planta del pie. Este malestar se origina porque el taco provoca que sólo esa parte realice toda la fuerza que se requiere para dar un paso. A mayor altura, mayor molestia, pues el esfuerzo se concentra en un punto más pequeño. Si a esto se le agrega el sobrepeso, el dolor aumenta.

Patologías del pie: Taco y punta: Lo más dañino Traumatología

Cuando se le da al taco alto un uso intensivo por muchos años, se impone una presión demasiado fuerte a los pies y una posición incorrecta, por lo que poco a poco se acorta el tendón de Aquiles. El problema es que, si luego de andar así por un largo tiempo, se empieza a caminar sin calzado o con uno bajo, el resultado será una tendinitis crónica porque el tendón ya no podrá trabajar normalmente. También pueden surgir malestares en las rodillas, cadera y hasta columna, donde el lumbago es el mal más común.

Popularmente existía la idea de que los tacos aguja eran más dañinos que los anchos, pero un estudio publicado en la revista médica inglesa “The Lancet” demostró que ambos son igualmente nocivos y que incluso los anchos pueden ser peores porque, al ser un poco más cómodos, las mujeres los usan por más tiempo. Respecto del terraplén, no es tan dañino porque levanta el pie en forma uniforme, pero cuando es demasiado exagerado no permite que la persona camine adecuadamente.

De la mano del taco va la otra gran tendencia que incomoda a las mujeres: el zapato en punta. Aunque esta moda es más esporádica que la obsesión por ser más altas, es igualmente perjudicial. Juanetes, callos y dedos en garra son las consecuencias más comunes de utilizar un calzado que apriete. Aquí el problema va más allá de lo que digan los modistos pues en Chile muchas veces se utilizan hormas más angostas que las que corresponden. Lo peor es meter el pie en un zapato donde no cabe, entonces la única forma de seguir usándolo es deformar los dedos. De acuerdo a esto, las sandalias completamente descubiertas debieran ser una buena solución para caminar durante los días calurosos, pero no es así. Éstas no afirman la zona del talón, cuestión necesaria para no lesionarse al andar porque el pie debe poder controlar el calzado.

Moda saludable

Sin embargo, la moda también ha generado productos muy favorables y que, sin duda, no incomodan. El especialista opina que todo el trabajo que se ha realizado con el calzado deportivo es un gran avance. Es un desarrollo espectacular. El uso de aire para amortiguar el paso y las técnicas que facilitan la torsión son ejemplares; aunque no sean súper deportistas, todas las personas deben usar el adecuado, porque el de trote es diferente al del ciclismo, por ejemplo.

Para resolver el problema de las diversas patologías es necesario preocuparse por encontrar un zapato bien hecho y el adecuado para cada usuario. El mercado ofrece un montón de alternativas, para unos un tipo va a ser más cómodo y para otros, otro. Pero a la gente no le importa eso. No usa el más cómodo. Esto implica que el calzado es personal y que muchas veces uno que cumple todas las condiciones puede causar una molestia, y eso basta para desecharlo, pues los pies no perdonan la moda que incomoda.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Traumatología.




Deja un comentario