Prevención de neumonía nosocomial


El lavado de manos y el aislamiento de pacientes con infecciones por patógenos multiresistentes constituyen las medidas básicas para prevenir la Neumonía nosocomial. Sin embargo, estas medidas no son eficaces en la prevención de las infecciones causadas por la flora endógena del paciente. La utilización de sucralfato en lugar de antiácidos o antagonistas de los receptores H2 en la profilaxis de la úlcera de estrés y evitar la posición en decúbito supino, son otras medidas que pueden reducir la incidencia de Neumonía nosocomial. Como el factor de riesgo más importante para desarrollar Neumonía nosocomial es la intubación traqueal, evitar la misma mediante la aplicación de ventilación mecánica no invasiva es una de las actitudes más eficaces de prevención de la neumonía. En los pacientes intubados, la manipulación cuidadosa de los equipos de terapia respiratoria y el drenaje continuo de las secreciones subglóticas acumuladas por encima del sistema de sellado neumático del tubo endotraqueal son otras formas adicionales de profilaxis que pueden resultar útiles. Finalmente, la descontaminación digestiva, basada en la administración profiláctica de antibióticos tópicos y sistémicos, es una medida controvertida y no hay evidencia suficiente para recomendar su uso de forma rutinaria.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja una respuesta