Primeros auxilios: La diferencia entre la vida y la muerte


Los accidentes son la principal causa de muerte, lesiones y secuelas en niños después del primer año de vida. Por eso es tan importante que las personas que están al cuidado de los más pequeños sepan primeros auxilios.
“Saqué a mi hijo sin signos vitales del agua, completamente frío y blanco, a los ojos de cualquier persona, estaba muerto. Casi instintivamente, comencé a aplicar las técnicas de reanimación que había aprendido en el curso de primeros auxilios de la Clínica, sin saber si ellas tendrían algún resultado. Nunca supe cuántos minutos estuvo mi hijo bajo el agua, ni cuánto tiempo estuve haciéndole reanimación, fue una eternidad; hasta que la temperatura de sus labios comenzó a cambiar y empezó a respirar levemente. Luego, lo abrigamos y llevamos al hospital más cercano, ubicado a media hora del lugar. Según los doctores si no le hubiera hecho reanimación inmediatamente, mi hijo no estaría vivo”, recuerda María Cristina Münchmeyer.

Esta mamá asistió hace tres años a una de las charlas de primeros auxilios que dicta Clínica Alemana.

Ella nunca imaginó que tendría que aplicar estos conocimientos un año y medio después, cuando Ignacio, su hijo de sólo un año y ocho meses de edad, se cayó en una laguna y ella debió rescatarlo: “Ese día habíamos 20 adultos en el lugar y la reacción natural de todos fue correr a los autos para partir al hospital, sin embargo, algo me hizo comprender que siendo la única que tenía nociones de qué hacer, debía actuar en ese momento”, explica.

Hoy Ignacio tiene tres años, está bien y hasta ahora no ha presentado ningún tipo de secuela, pero si su mamá no hubiera actuado a tiempo las cosas serían muy diferentes.

De acuerdo con una publicación de la Escuela de Medicina de la Universidad Católica, los accidentes son la principal causa de muerte, lesiones y secuelas a las que se enfrentan los niños después del primer año de vida, y dentro de ellos la asfixia por inmersión es la cuarta causa de muerte en el mundo, según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Apenas los niños empiezan a caminar están expuestos a un sinnúmero de accidentes. Los más frecuentes van desde asfixias, intoxicaciones, quemaduras y caídas, hasta heridas, hemorragias, fracturas y aspiración de cuerpos extraños, entre otros.

Por eso es tan importante que los padres, profesores y personas que están a cargo de niños sepan primeros auxilios, muchas veces sólo basta con algunas medidas básicas para hacer la diferencia entre la vida o la muerte.
De acuerdo con el doctor Rafael Torres, pediatra de la Unidad de Cuidados Intensivos, aplicar las medidas necesarias en el momento oportuno determinará la evolución del paciente: “Hemos tenido la experiencia de recibir dos niños de edades similares que cayeron en una piscina en días sucesivos.

Ambos permanecieron tiempos parecidos bajo el agua, pero uno recibió reanimación cardiopulmonar (RCP) inmediatamente después de ser rescatado, mientras que el otro fue sacado del agua y trasladado a la Clínica sin maniobras de reanimación. El reanimado se fue de alta en 24 horas y el no reanimado sobrevivió, pero con un severo daño neurológico para el resto de sus días”.

En estos casos lo más importante es aplicar RCP apenas el menor es rescatado del agua, ojalá dentro de los cuatro minutos después de sufrir el paro cardiorrespiratorio, ya que después puede ser demasiado tarde, explica el doctor Torres: “Habitualmente los niños que llegan reanimados llegan conscientes, respirando y pueden tener o no alguna evidencia de haber tragado agua hacia los pulmones, cosa que no es mayor problema.

A diferencia de los no reanimados, a quienes recibimos inconscientes, con falla respiratoria y hemodinámica más algunas evidencias de compromiso neurológico”.

Si bien la recomendación principal es la prevención, aumentando las medidas de vigilancia y disminuyendo los factores de riesgo dentro del hogar, una vez que el accidente ya ocurrió lo único que queda por hacer es actuar de la forma más rápida y eficiente posible.

Clínica Alemana realiza periódicamente y en forma gratuita, charlas de primeros auxilios, donde se trata temas como el manejo de hemorragias, esguinces, fracturas, TEC, quemaduras, talleres de vendaje e inmovilización, reanimación cardiopulmonar básica y muchas otras medidas que deben tomarse en caso de accidentes.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Consejos para Mamá.




Deja un comentario