Pruebas de esfuerzo: ergometría y test de la marcha


La ergometría valora en su conjunto la respuesta del aparato respiratorio, circulatorio y músculos ante una situación de estimulación fisiológica producida por un ejercicio intenso. La alteración de cualquiera de estos sistemas producirá una limitación en esta prueba.

La ergometría permite medir variables respiratorias (ventilación/minuto, volumen corriente, frecuencia respiratoria, gases arteriales), cardíacas (gasto y frecuencia cardíacas, pulso de oxígeno) y metabólicas (consumo de oxígeno, producción de anhídrido carbónico, ácido láctico). Pruebas de esfuerzo: ergometría y test de la marcha Medicina Deportiva

Esta cuantiosa información posibilitará dilucidar en qué lugar del eje pulmón-corazón-músculo se encuentra una determinada disfunción. Por ejemplo, en el estudio de un paciente con disnea, la ergometría será de utilidad para determinar si su origen es preferentemente cardíaco, pulmonar o muscular. Asimismo, dado que esta prueba somete al sujeto a un esfuerzo físico progresivo, puede ayudar a poner de manifiesto alteraciones cardio-respiratorias o metabólicas que no se aprecian en situación de reposo. Una utilidad importante de la ergometría es la valoración de los enfermos candidatos a cirugía de resección de parénquima pulmonar, en especial aquellos enfermos que, en reposo, presentan pruebas de función respiratoria disminuidas.

El test de la marcha es una prueba de esfuerzo más sencilla que la anterior que consiste en medir la distancia máxima que un sujeto es capaz de caminar (al paso más rápido posible) en 6 minutos. Si disponemos de un pulsioxímetro también podremos registrar los cambios en la saturación de hemoglobina y el pulso. Esta prueba ha demostrado su utilidad en el control evolutivo de diversas enfermedades respiratorias (EPOC, fibrosis pulmonar, fibrosis quística), en la valoración de determinados tratamientos (por ej. en la hipertensión arterial pulmonar), en la evaluación preoperatoria y en el estudio de la disnea.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Medicina Deportiva.




Deja una respuesta