Recuperación de cirugías dentales


Los procedimientos de implantologìa por lo general son simples y atraumáticos, pero siempre deben realizarse en un ambiente estéril y controlado. Prácticamente no existe rechazo al titanio del cual están confeccionados los implantes, muy por el contrario, el organismo los incorpora ávidamente. Pero si, hay rechazo a cualquier infección que entre fortuitamente en el procedimiento, con lo cual el implante se rechazará y habrá que colocarlo de nuevo. Este rechazo se pone en evidencia antes del mes de ser colocado y en todo caso no es de ningún riesgo para la salud del paciente, siendo necesario solamente colocar en el mismo lugar, o adyacente, otro implante generalmente algo más ancho o más largo.

Estas infecciones pueden pre venir del mismo aire. Basta ver en un rayo de luz de sol dentro de una habitación, pues se verán flotando miles de puntos o pequeñas pelusas, que incorporarán microbios a cualquier ambiente. Ni que hablar de la misma ropa que usamos. Por ello en los ambientes controlados para realizar estos procedimientos el aire es esterilizado, con lámparas germicidas especiales, que actúan también sobre todos los objetos a los cuales alcanzan (ropa estéril de pabellón, guantes etc.) También se usan lìquidos antisépticos especiales para lavar pisos cubiertas etc. Al paciente se le coloca ropa estéril encima de su propia ropa y el profesional y ayudantes que actúan también.
Normalmente sólo se necesita anestesia local y algo de sedación. Si el paciente lo desea y el procedimiento lo amerita, se puede actuar con anestesia general. En estos casos se ocupan los pabellones quirúrgicos con antestesia general que están en el mismo piso , además existen varias salas de recuperación. Todas estas instalaciones pertenecen a clinicasa, la cual también forma parte de nuestra integración.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Odontología.




Deja un comentario