Respuestas a los Problemas Clínicos


i. El carcinoma de tiroides, mama, riñón, pulmón y próstata comúnmente da origen a metástasis en el hueso. El doloren el dorso era causado por el carcinoma que había invadido y destruido el cuerpo de la décima vértebra torácica. bLa compresión de la raíz posterior del décimo nervio espinal dorsal por eI, carcinoma de la columna vertebral produjo la hipe` restesia y la hiperalgesia sobre el décimo espacio intercostal derecho. cLa debilidad muscular de las piernas estaba causada por la compresión de las fibras nerviosas motoras descendentes en la médula espinal por invasión delconducto raquídeo por parte del carcinoma. dAunque hay un crecimiento desproporcionado en longitud de la columna vertebral durante el desarrollo en comparación con el.de la médula espinal, lossegmentos cervicales superiores de esta última todavía se ubican por detrás de los cuerpos vertebrales del mismo número; sin embargo, la médula espinal en el adulto termina, por abajo, a nivel del bordè?ïnferior de la primera vértebra lumbar y, por lo tanto, el primero y el segundo segmentos lumbares de ta médula espinal se ubican a nivel del cuerpo de la décima vértebra torácica.
. Este paciente tenía una fracturaluxación grave entre la séptima y la octava vértebras torácicas. La disposición vertical de las apófisis articulares y la poca movilidad de esta región debido a la caja torácica implican que pueda ocurrir una luxación en esta región sólo si las apófisisarticulares son fracturadas por una gran fuerza. El pequeño conducto raquídeo circular deja poco espacio alrededor de la médula espinal, de modo que es inevitable la ocurrencia de lesiones severas en ella.
3. Cada nervio espinal está formado por la unión de una raíz sensitiva posterior y una raíz motora anterior y sale del conducto raquídeo a través de un agujero intervertebral. Cada agujero está limitado por arriba y por abajo por los pedículos de vértebras adyacentes, por delante por la porción inferior del
cuerpo vertebral y por el disco intervertebral, y por detrás ponlas apófisis articulares y la articulación entre ellas. En este paciente se habla colapsado el cuerpo de la quinta vértebra torácica y los agujeros intervertebrales a ambos lados se habían reducido considerablemente de tamaño, lo cual produjo la compresión de las raíces sensitivas posteriores y los nervios espinales. La consiguiente irritación de las fibras sensitivas era responsable del dolor.
4. Este paciente tenía síntomas sugestivos de irritación de la raíz posterior del sexto nervio cervical izquierdo. La radiografía mostraba estrechamiento del espacio entre los cuerpos vertebrales cervicales quinto y sexto, lo cual sugiere una hernia del núcleo pulposo en este nivel. La RM mostró una hernia del núcleo pulposo del disco intervertebral que se extendía hacia atrás más allá del anillo fibroso, que confirmó el diagnóstico.
5. La hernia ocurrió del lado derecho y era relativamente pequeña. El dolor se ubicaba en la distribución del quinto segmento lumbar y el primer segmento sacro de la médula espinal y las raíces sensitivas posteriores de estos segmentos de la médula espinal estaban comprimidas del lado derecho.
6. En un niño de años, la médula espinal termina, hacia abajo, aproximadamente a nivel de la segunda vértebra lumbar por cierto no más abajo de la terce ra vértebra lumbar. Con el niño en decúbito lateral y tranquilizado por una enfermera, utilizando ura técnica aséptica, el operador anestesia la piel en !a línea media, inmediatamente por debajo de la apófisis espinosa de la cuarta vértebra lumbar. La cuarta apófisis espinosa lumbar se ubica en una línea imaginaria que une los puntos más altos sobre las crestas ilíacas. Se introduce cuidadosamente la aguja de punción lumbar, con mandril, hacia el conducto raquídeo. La aguja pasa a través de las siguientes el tructuras anatómicas antes de entrar en el espacio subaracnoideo: apiel, baponeurosis superficial, eligamento supraespinoso, dligamento interespinoso, eligamento amarillo, ftejido areolar que contiene el plexo venoso vertebral interno, gduramadre y haracnoides.
7. La analgesia anestesiacaudal es muy eficaz para producir un trabajo de parto sin dolor si se efectúa hábilmente. Las soluciones anestésicas se introducen en el conducto sacro a través del hiato sacro. Se administra suficiente solución para bloquear las raíces nerviosas hasta TI!, T y L. Esto hace que las contracciones uterinas resulten indoloras durante el primer estadio del trabajo de parto. Si también se bloquean las fibras nerviosas de , S y S, se anestesia el perineo.
8. Un golpe en el costado de la cabeza puede fracturar fácilmente la parte anterior delgada del hueso parietal. La rama anterior de la arteria meníngea media comúnmente entra en un conducto óseo en esa región y queda seccionada en el momento de la fractura. La hemorragia resultante produce la acumulación gradual de sangre a alta presión por fuera de la capa meníngea de
la duramadre. A medida que el coágulo se agranda ejerce presión sobre el encéfalo subyacente, lo cual ocasiona los síntomas de confusión e irritabilidad. Esto va seguido más tarde por somnolencia. La presión sobre el extremo inferior del área motora de la corteza cerebral circunvolución precentral derecha produce contracciones de los músculos faciales y, más tarde, contracciones de los músculos del brazo izquierdo. A medida que el coágulo se agranda progresivamente, la presión intracraneana se eleva y el estado del paciente se deteriora.
9. En la página se presenta una explicación detallada de los diversos cambios que ocurren en et cráneo en los pacientes con un tumor iutracraneano. No debe realizarse una punción lumbar cuando existe la sospecha de tumor intracraneano. La extracción de líquido cefalorraquídeo puede llevar al desplazamiento súbito del hemisferio cerebral a través de la incisura de la tienda del cerebelo hacia la fosa craneana posterior o la hernia del bulbo raquídeo y el cerebelo a través del agujero occipital. En la actualidad se utilizan la TC y la RM para efectuar el diagnóstico.
10. El encéfalo flota en el líquido cefalorraquídeo dentro del cráneo de modo que los golpes en la cabeza o una desaceleración súbita llevan al desplazamiento del encéfalo. Esto puede producir un daño cerebral grave, estiramiento y distorsión del tronco encefálico, avulsión de nervios craneanos y, con frecuencia, rotura de venas cerebrales trabadas. Para mayores detalles, véase pág..Un casco ayuda a proteger el encéfalo amortiguando el golpe y reduciendo así la velocidad de desaceleración del encéfalo.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja una respuesta