SARS: El virus del siglo XXI


Se estima que los posibles infectados ascienden a más de 6.500, y según los expertos en Hong Kong están apareciendo los primeros casos de recaídas.
Todos los días los diarios del mundo publican una nueva noticia sobre el Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS) o Neumonía Asiática. Ya ha cobrado cerca de 450 vidas.

El primer caso de SARS se presentó en Cantón, China, en noviembre de 2002, de ahí se propagó a las provincias vecinas y luego a una veintena de países de Asia, América del Norte y Europa. Se estima que los posibles infectados ascienden a más de 6.500, y según los expertos en Hong Kong están apareciendo los primeros casos de recaídas.

Como la mayoría de las infecciones respiratorias, el mecanismo más importante de transmisión es mediante gotitas de aerosol que se dispersan a través del estornudo o la tos, pero hay claras evidencias de que también puede haber contagio por aire y por fomites, o sea, a través de la manipulación de objetos que han estado en contacto con el virus.

El SARS comienza como un simple resfrío, con fiebre, compromiso del estado general, dolor muscular y tos. Después de dos o tres días se observa dificultad respiratoria, y radiológicamente se puede identificar infiltración en los pulmones, como una neumonía. Luego, se inicia un deterioro respiratorio y baja la oxigenación de la sangre. El 20 ó 25 % de los enfermos requiere estar en la Unidad de Cuidados Intensivos, y un 5 a 6 % muere.

Preocupados por la aparición de esta nueva enfermedad, los científicos se han esmerado en descubrir su origen y posibles tratamientos para combatirla. Por el momento, sólo se ha logrado establecer que el agente es un coronavirus.

El doctor Luis Miguel Noriega, jefe de Medicina Interna de Clínica Alemana, quien realizó una exposición sobre este tema, explica los últimos avances en la materia y cómo está preparada la Clínica para enfrentar un caso de este tipo.
¿Por qué surge en Asia?¿Estos países tendrían características propicias para desarrollar este tipo de enfermedad?
Probablemente partió en Asia porque es un muy buen laboratorio biológico. Los coranavirus son bastante promiscuos, o sea, es posible infectarse con dos tipos distintos y entre ellos se fusionan y surge un tercer nuevo virus. Asia, y especialmente China, es un laboratorio biológico excelente, por ejemplo, en los mercados se vende carne de cerdo, tortuga y ave. Es muy difícil encontrar en otras zonas estas mezclas tan manifiestas, estas convivencias entre el hombre y los animales en lugares cerrados, donde hay una gran exposición a contraer enfermedades.

¿Qué hace a este virus tan peligroso y difícil de combatir?
En general, a los virus cuesta combatirlos y no hay antivirales para todos. Los coronavirus son bastante frecuentes, como el del resfrío, y tienen la capacidad de variar.
En este caso, la dificultad está en que este virus es tan diferente a los que conocemos, que no existe inmunidad contra él, no hay anticuerpos que lo controlen porque es nuevo.

¿Qué posibilidades hay de desarrollar una droga contra esta enfermedad?
Hasta el momento las drogas antivirales, como la ribavirina, no han mostrado eficacia. Todavía se lleva poco tiempo como para tener respuestas claras y concisas, pero aún no hay seguridad de que sean eficaces.

¿Ha establecido la Clínica algún plan en caso de que recibieran un posible infectado?
Desde el principio, contamos con un plan de contingencia dentro de la Clínica. El Comité de Infecciones Intrahospitalarias, que coordina todas las actividades epidemiológicas, ha hecho una labor de difusión de las conductas que debe tomar el personal en caso de que se presente un paciente con síntomas sospechosos. Hay una estructura práctica que se cumple; todo el cuerpo médico está comprometido con ella.

¿Cuáles son las primeras medidas a tomar si se presenta una persona con síntomas de la enfermedad?
Si existe la sospecha de que hay una persona infectada se debe actuar como si lo estuviera, lo que implica manejo del enfermo con las medidas adecuadas para su protección y la del entorno médico que lo está atendiendo. Esto significa aislamiento respiratorio con uso de mascarilla de alta eficacia en cuanto a filtración de partículas, ubicar al paciente en una habitación con presión negativa y un expedito procesamiento de muestras para obtener diagnósticos certeros, exámenes que dentro de un plazo muy breve podremos realizar aquí en la Clínica.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Actualidad Médica.




Deja un comentario