Sedación y Anestesiología


La sedación dental se utiliza frecuentemente durante los procedimientos que requieren una gran cantidad de tiempo de tratamiento en el sillón. Además, la sedación es ideal para los pacientes que muestran fobia dental o tienen dificultad para controlar sus movimientos (esto incluye a los niños). Aunque el término “odontología durante el sueño” implica que el paciente está inconsciente, generalmente éste no es el caso.

Algunas formas de odontología bajo sedación simplemente alivian la ansiedad o ponen a los pacientes en un estado similar al sueño, de modo que se siente o se recuerda muy poco del procedimiento.

Información sobre odontología bajo sedación

Existen diferentes tipos y grados de sedación dental. La técnica de sedación en odontología que recomiende su dentista dependerá del tratamiento que se realice o del grado de ansiedad dental que tenga. El dentista podrá informarle si usted es un candidato para una sedación moderada con sedantes orales u óxido nitroso o una sedación más profunda con fármacos intravenosos.

Candidatos para la odontología durante el sueño

Los candidatos para la odontología bajo sedación incluyen pacientes con miedo a las agujas u otra ansiedad dental, además de personas que requieren un tratamiento complejo y desean que éste se realice en una única visita, sin dolor. Averigüe si usted es un candidato para la odontología bajo sedación.

Ansiedad dental

Algunos pacientes (incluidos los niños) tienen un temor natural al dentista, mientras que otros han tenido un experiencia traumática en el pasado que los ha hecho renuentes a buscar tratamiento nuevamente. Infórmese más sobre la odontología con sedación como una solución para la fobia y la ansiedad dental.

Métodos de sedación dental

Muchos pacientes creen que la odontología bajo sedación los dejará inconscientes durante el tratamiento; sin embargo, las técnicas de la odontología durante el sueño se pueden utilizar para lograr un variedad de grados de sedación.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Odontología.




Deja un comentario