Síndrome de hiperinfección por Strongyloides


Aunque el patrón de afectación pulmonar habitual en la infección por Strongyloides stercoralis es el correspondiente a un síndrome de Loefller, en determinadas circunstancias puede producirse una invasión del parénquima pulmonar por larvas de este helminto. Esta situación se denomina síndrome de hiperinfección y se debe a la existencia de infecciones no aparentes por este nematodo cuando se añade una situación de inmunodepresión (empleo de altas dosis de GCE, inmunosupresión por transplantes, infección por VIH). En estas circunstancias las larvas presentes en el tubo digestivo penetran a través de la pared intestinal e invaden múltiples tejidos (siendo el pulmón uno de los principales afectados). Además de la invasión local, las larvas arrastran bacterias gramnegativas intestinales, por lo que el cuadro clínico es el de una sepsis con afectación variable de otros órganos (neumonía, meningitis, etc). El diagnóstico de esta entidad es difícil, ya que no suele detectarse eosinofilia (enmascarada por la circunstancia que ocasiona la inmunodepresión). La detección de larvas de Strongyloides sp es un dato clave en el diagnóstico pudiendo observarse en esputo, heces, orina y otras muestras biológicas. El tratamiento incluirá, además de antimicrobianos activos frente a bacilos gramnegativos entéricos, fármacos antiparasitarios (ivermectina como primera elección o albendazol).

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja una respuesta