Sofisticadas técnicas para reconstrucción mamaria después de un cáncer


Gracias a los avances de la cirugía plástica, hoy las mujeres sometidas a una extirpación quirúrgica de mama pueden optar a cirugías para recuperar la forma de su busto.
Tener un cáncer mamario tiene repercusiones físicas, psicológicas y económicas. Salir adelante y ganarle a esta devastadora enfermedad es, sin duda, un gran regalo, sin embargo, muchas de las mujeres que lo logran deben pagar un precio: ser sometidas a una extirpación quirúrgica total (mastectomía) o parcial de uno o ambos pechos.

Aunque este costo no se compara con el valor de la vida, la ausencia de esta parte del cuerpo puede dañar la autoestima y seguridad personal.

Loreto Focacci, psicóloga de Clínica Alemana, lleva casi dos años trabajando con mujeres que han sufrido esta experiencia.

“No todas las mujeres sometidas a una mastectomía optan por una reconstrucción, ya que algunas no lo creen necesitarlo. Sin embargo, para muchas someterse a una cirugía de este tipo es muy significativo, porque hay todo un sentido de pertenencia, de identidad femenina, que se crea en torno al cuerpo físico. Existe una relación estrecha entre los pechos y el ser mujer, porque es una zona que está muy ligada a ámbitos como la sexualidad, la sensualidad y también la maternidad”, explica la profesional.
Antes de mastectomía Después de reconstrucción de mama derecha

Gracias a los avances de la cirugía plástica, muchas de estas pacientes han podido optar a sofisticadas técnicas quirúrgicas para reconstruir esa parte que sienten que les falta.

Al tomar una decisión de este tipo es fundamental que la paciente esté bien informada por su médico, de manera que sepa cuáles son los riesgos y ventajas del método quirúrgico más apropiado para su caso.
De acuerdo con el especialista, sólo es recomendable hacerlo de forma diferida cuando la mujer cuenta con una serie de características que puedan significar complicaciones posteriores.

“Si la paciente es diabética, obesa, fuma y tiene un cáncer avanzado que requiere radioterapia, es mejor esperar que disminuyan los factores de riesgo y que se realice la quimioterapia y radioterapia primero”, explica el cirujano.

Nuevas mamas con tejido propio y con implante
Existen diversos métodos para realizar una reconstrucción de mama luego de una mastectomía o de una resección parcial del pecho. Puede hacerse con tejido extraído de otras partes del cuerpo (abdomen, por ejemplo), con implantes de silicona o con una combinación de ambos.

El más novedoso y efectivo, según el doctor Schwember, es la reconstrucción con tejido autólogo, es decir, del propio paciente. Para esto se saca de la parte baja del abdomen piel y musculatura, que será la encargada de llevar la irrigación sanguínea a la nueva mama.

Sus principales ventajas son que es más natural, envejece en simetría con la otra mama, prácticamente no tiene complicaciones a largo plazo y los costos económicos son menores.
Después de una mastectomía Después de la reconstrucción con tejido autólogo

Las desventajas son que es un procedimiento quirúrgico más complejo y, por lo tanto, si lo realiza un cirujano sin experiencia puede provocar más daños que beneficios, por eso es fundamental que este tipo de intervenciones las haga un equipo que esté trabajando constantemente en esta área.

Además, esta técnica no es aplicable a todas las mujeres. Puede estar contraindicada en pacientes que tienen un mayor riesgo quirúrgico o en jóvenes que no han tenido hijos, porque quedarían con un músculo menos en el abdomen, lo que complicaría el embarazo. Tampoco es aplicable en personas delgadas, ya que no hay tejido sobrante que se pueda extraer para la reconstrucción.
En los casos recién descritos es más recomendable utilizar implantes de silicona. La principal ventaja de este método es que al ser una técnica quirúrgica más sencilla, es más corta y fácil de realizar. Además, es preferible en pacientes con patología agregada, como cardiopatías o diabetes.

Sin embargo, el resultado estético es menos natural, las mamas no envejecen con la misma simetría y se pueden producir complicaciones a largo plazo, como que el implante se encapsule o que con los años se perfore la piel y éste se salga.

Una tercera técnica es el implante de silicona combinado con tejido autólogo, que es un método bastante recomendable para mujeres jóvenes. Consiste en usar el músculo de la espalda (el dorsal, que deja poco daño funcional) y, si es necesario, una porción de piel. “De esta forma el implante de silicona queda protegido y hay menos riesgos de complicaciones a largo plazo”, explica el doctor Schwember.

Además, tiene un resultado estético que se mantiene y la relación costo-beneficio es mejor. Sin embargo, como se extrae una parte de la musculatura de la espalda, este tipo de reconstrucción está contraindicado para mujeres que practican deportes como el golf y el tenis, entre otros.

Reconstrucción de areola y pezón
La areola y el pezón se pueden hacer con injertos de zonas cercanas a la vagina o con la misma piel del resto de la mama y pigmentación, que consiste en realizar una especie de tatuaje.

Para esto existen diversos colores de pintura de acuerdo a la tez de la mujer. A veces se tiñen ambas areolas para que queden iguales. De acuerdo con el doctor Schwember “este método es mucho más sencillo que el injerto y los resultados son mejores”. En cuanto al pezón, éste se puede hacer sacando la mitad del pezón del otro lado o utilizando la misma piel de la mama.

De acuerdo con el especialista la duración de una reconstrucción mamaria en la mayoría de los casos es indefinida. Para mayor seguridad sobre la evolución de estas pacientes, ellas deben realizarse los controles periódicos con su médico oncólogo, además de la mamografía y ecografía con la frecuencia que indique su médico.
De acuerdo con el doctor Gerardo Schwember, cirujano plástico de Clínica Alemana y especialista en reconstrucción mamaria, esta clase de intervenciones pueden realizarse inmediatamente después de la mastectomía o en forma diferida. “Se propende a que sea de manera inmediata porque tiene varias ventajas, como menos traumas psicológicos, un menor costo económico para el paciente, menos complicaciones y resultados estéticos superiores”, sostiene.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja un comentario