Tareas: Cómo deben participar los papás


Para reforzar conocimientos y preparar para aprender cosas nuevas dicen los profesores que son las tareas. Mientras, los papás a veces alegan que son sólo para provocar peleas y hacerlos volver al colegio como si fueran unos niños más.

De acuerdo con una encuesta norteamericana realizada por la empresa Public Agenda, un 63% de los padres declara que sus hijos tienen una cantidad adecuada de tareas. Un 50% ha tenido discusiones con ellos, que incluyen gritos y llantos, por este motivo. Un 20% se ha rendido y, por lo menos una vez, ha terminado haciendo la tarea. A pesar de esto, dos tercios afirma que estas labores raramente son causa de estrés familiar.

Por su parte, casi un 60% de los profesores considera que los padres debieran revisar las tareas de sus hijos y un 10% cree que ya lo hacen.

Nuestra realidad puede tener algunas diferencias, pero las tareas al igual que el estudio provocan ciertas dificultades, especialmente si se trata de padres cansados por su propio trabajo, que además son muy exigentes y quieren que sus hijos sean exitosos académicamente.

La psicóloga de la Unidad de la Adolescencia de Clínica Alemana (UAIA) Paola Dünner sostiene que los principales problemas los tienen los niños que presentan dificultades de aprendizaje, falta de motivación o conflictos con el cumplimiento de normas.

“En esos casos los padres deben preocuparse de solucionar el problema de base. Es cierto que hay menores que les cuesta mucho comprender lo que leen, por lo que necesitan ayuda externa, pero muchas veces ellos se aprovechan cuando su mamá les lee el libro y evitan esforzarse por hacerlo ellos mismos”.
Pero cuando se trata de niños normales, la participación de los padres también es importante. “Hasta 4to básico es recomendable revisar qué tareas tienen; si fuera necesario, ayudarlos a realizarlas, intentando no caer en hacérselas, y enseñarles a organizarse para que aprendan a ser autónomos. Si el niño tuvo buenos resultados porque el papá lo guió de una manera correcta, está bien, pero si se sacó un 7 porque se la hicieron, no está bien”, afirma la psicóloga.

A partir de esa edad, Paola Dünner recomienda monitorear desde fuera la situación, lo que incluye asesorarlos a organizar su tiempo, estar disponibles ante dudas, preguntarles si les hace falta algún material y mostrar interés en la materia que están pasando y las actividades que realizan. La idea es que no sea de forma intrusa y que se dé independencia para sus responsabilidades.
MUCHO O POCO TIEMPO

Según estadísticas norteamericanas la mayoría de los estudiantes dedica menos de una hora a las tareas (de todas las edades). En cambio los franceses, italianos, rusos y sudafricanos del último año escolar destina al menos el doble de tiempo.

La psicóloga Paola Dünner sostiene que los niños de 1ero a 3ro básico debieran dedicar 20 minutos diarios, los de 4to a 6to básico entre 20 y 40 minutos, y los de 7mo a IV medio entre una y dos horas, incluyendo el estudio.
Evitar peleas
Muchas veces los papás se quejan de que las tareas o trabajos son muy difíciles y que deben terminar ellos haciéndolos. Ante esta situación, la especialista afirma que es importante conversar estas cosas con los profesores.

“Si los demás compañeros son capaces de cumplir con las tareas, es posible que el niño tenga una dificultad en el aprendizaje. Pero también puede ser que los papás sean demasiado exigentes y que quieran que sus hijos hagan todo perfecto. Cuando se piensa que el colegio es muy demandante en la cantidad de tareas, es necesario aclararlo con los profesores”.

También hay que considerar que por estos motivos los padres terminan tapando las dificultades de sus hijos o las consecuencias de su irresponsabilidad llevándoles el libro que se les quedó, por ejemplo. “Pero, paralelamente, algunos profesores hacen responsables a los padres de las falencias de los niños en vez de que ellos mismos asuman las consecuencias de sus actos”, sostiene Paola Dünner.

Si lo que se busca es evitar las peleas, la psicóloga explica que se deben enseñar hábitos desde chicos que les ayuden a tener una rutina. Los adolescentes requieren de autonomía y asesoría para planificarse, es útil apoyarlos para que se hagan un calendario, un horario y establezcan un lugar para estudiar y hacer tareas.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Consejos para Mamá.




Deja un comentario