Tratamiento de la crisis grave de asma


Los??2- agonistas se administran en altas dosis, con mascarilla nebulizadora conectada al oxígeno como fuente impulsora del aerosol. En ocasiones de extrema gravedad se puede utilizar la vía subcutánea o intravenosa. Se pueden administrar en ritmo horario o con menor frecuencia dependiendo de la evolución. Conviene mantener oxigenoterapia cuando no se esté administrando medicación inhalada utilizando de inicio una concentración de 30-35%.
Metilprednisolona una dosis de 80 mg intravenosos de entrada, pudiéndose repetir cada 6-8 horas dependiendo de la evolución del enfermo. Junto con los??2- agonistas se puede administrar 500??g de bromuro de ipratropio,también con nebulización. Si la evolución del enfermo no es satisfactoria añadir: aminofilina intravenosa en perfusión lenta con suero fisiológico a una dosis de 0,9 mg/kg/día con monitorización de niveles plasmáticos de teofilina. Asegurarse que el enfermo no ha tomado teofilina en su domicilio para evitar niveles tóxicos.
El enfermo debe tener control continuo de la saturación de hemoglobina (con oximetría transcutánea) y electrocardiograma. Si la situación se deteriora clínica o gasométricamente se puede intentar el tratamiento con ventilación mecánica no invasiva o bien sedar al paciente e intubarlo para proceder a ventilación con un respirador volumétrico. Resuelta la gravedad inicial de la situación se debe hospitalizar al enfermo para cuidado por especialista y, tras su alta, seguir control en consultas especializadas.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja un comentario