Tratamiento de la infección tuberculosa (quimioprofilaxis)


La quimioprofilaxis antituberculosa es la quimioterapia específica empleada con finalidad preventiva para evitar el desarrollo de la enfermedad en un sujeto infectado. Su beneficio se ha comprobado que persiste hasta 20 años, aunque presumiblemente dure toda la vida.
Se realiza con una toma matutina, en ayunas, de INH durante nueve meses y con la misma posología que la utilizada para el tratamiento de la enfermedad.
Existe gran discrepancia entre las recomendaciones de profilaxis procedentes de los Estados Unidos, muy amplias, y las de Europa, muy limitadas. Sólo hay tres colectivos en los que la indicación de quimioprofilaxis no debe ser discutida: los doblemente infectados por M. tuberculosis y VIH, los infectados recientes – sobre todo niños – y los portadores de lesiones radiológicas sugestivas de tuberculosis residual no tratada en el pasado. En el resto de grupos de riesgo esta indicación puede ser discutida y, al final, será una decisión individualizada de cada médico.
La utilización de la vacuna antituberculosa (BCG) ya no tiene indicación en países desarrollados.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja una respuesta