Tratamiento de mantenimiento del asma


Aunque en la actualidad el tratamiento de mantenimiento del asma está muy estructurado, acorde con las diferentes categorías, con relativa frecuencia hay que ajustar los tratamientos “a medida” de cada enfermo ya que estos pueden pasar de una categoría a otra. En épocas de agudización es obligatorio aumentar las dosis y la frecuencia de los fármacos y, a veces, instaurar una pauta de GCE orales por pocos días.
Tratamiento del asma intermitente. No hay necesidad de hacer tratamiento continuo en los periodos asintomáticos, solamente administrar??2- agonistas de acción corta antes del ejercicio físico intenso. En caso de molestias torácicas (tos, opresión, sibilancias o disnea) utilizar cuanto antes una o dos dosis de un??2- agonista de acción corta inhalado, lo que se conoce como prescripción “a demanda”. Estos enfermos no deben tener ninguna restricción en cuánto a la práctica de actividad física, incluyendo el deporte, aunque para ello se precise utilizar medicación.
Tratamiento del asma persistente leve. Hay que hacer tratamiento diario con un fármaco antiinflamatorio. Se prefiere utilizar un GCE inhalado a baja dosis, 200 o 250??g cada 12 horas inicialmente, pudiendo administrarse cada 24 horas después de un periodo largo de estabilidad. Una alternativa, en niños, cada vez con menor aceptación, es el cromoglicato sódico o nedocromilo. Se mantiene el uso de un??-agonista de acción corta inhalado a demanda.
Tratamiento del asma persistente moderada. Utilizar un GCE inhalado a dosis medias, 400 o 500??g cada 12 horas, de forma continuada. Si el control no es óptimo, el GCE, a dosis bajas o medias, se asocia a un broncodilatador ?2- agonista de acción prolongada o a un fármaco antileucotrienos. Se mantiene un??2- agonista de acción corta a demanda.
Tratamiento del asma grave persistente. Este tipo de enfermo debe ser tratado por especialistas ya que tienen exacerbaciones de alto riesgo. Se tratan con dosis altas de GCE inhalados, entre 800-2.000??g/día, repartidas cada 12 horas o, en pocas ocasiones, cada 8 horas. Se añade, también de forma continuada, un??2- agonista de acción prolongada y antileucotrienos. Si el control no es adecuado se puede añadir teofilina de liberación sostenida. Si con estas medidas la evolución de la enfermedad no es satisfactoria, se añaden GCE vía oral hasta un máximo de 60 mg/día de prednisona. Se mantiene un agonista de acción corta a demanda.
Tratamiento de los periodos de inestabilidad. Entendemos como tales
aquellos episodios sintomáticos, mantenidos durante días, en pacientes regularmente bien controlados, en los que el consumo repetido d- agonistas de acción corta sólo tienen acción pasajera precisando el enfermo un uso cada vez más frecuente de los mismos a lo largo de los días. En estos casos se puede optar por dos actitudes: doblar la dosis de GCE inhalados durante unos 15 días o prescribirlos por vía oral. En esta última circunstancia, se suele indicar una pauta de prednisona o prednisolona de 40 mg/día, administrada cada 12 horas, manteniéndola hasta dos días después de que reviertan los síntomas. Si la duración del tratamiento es inferior a las tres semanas se puede retirar el fármaco sin necesidad de pauta descendente. En estas situa-ciones hay que evaluar una posible infección, una exposición alergénica continuada o la toma de medicación que agrave el asma (?-bloqueantes, aspirina o antiinflamatorios no esteroideos).

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja un comentario