Valoración de los músculos respiratorios


Las pruebas básicas para la evaluación de la musculatura respiratoria consisten en la medición de la VC, la ventilación voluntaria máxima (MVV) y las presiones máximas generadas durante la inspiración y la espiración. La VC es la prueba más sencilla de realizar con una buena sensibilidad para detectar enfermedad muscular. En los pacientes con debilidad diafragmática se observa que la VC realizada con el enfermo tumbado es notablemente menor que cuando la maniobra se realiza en posición erecta; normalmente esta diferencia es del 5 al 10% pero en estos enfermos suele ser mayor del 30%. Durante la maniobra de MVV el paciente respira a la máxima rapidez y profundidad que es capaz durante un período de 12 segundos. Este resultado es extrapolado a un minuto y expresado entonces en litros/minuto. Esta prueba somete a los músculos respiratorios a un esfuerzo, por lo que es útil en casos en que se sospeche enfermedad muscular y la espirometría sea normal. La fuerza generada por la musculatura respiratoria se mide también mediante las presiones desarrolladas en la boca durante una inspiración o espiración máximas. Esta prueba es particularmente importante en la valoración de las enfermedades neuromusculares y posee una sensibilidad alta en el diagnóstico estas entidades. El aparato empleado en estas mediciones es un trasductor de presión conectado a la boca del paciente mediante una boquilla convencional. La fuerza de los músculos espiratorios (principalmente músculos abdominales e intercostales internos) se mide a través de la presión espiratoria máxima (PEmax), y la fuerza de los músculos inspiratorios (principalmente diafragma) por la presión inspiratoria máxima (PImax). En general, una PEmax mayor de?? 110 cm H2O en varones y de 88 cm H2O en mujeres y una PImax mayor de?? 80 cm H2O en varones y de?? 40 cm H2O en mujeres excluyen patología muscular importante.
Existen otras pruebas más complejas y generalmente menos empleadas en la valoración de los músculos respiratorios. El estudio del diafragma puede realizarse mediante el cálculo de la presión esofágica (estimación de la presión pleural, Ppl) y de la presión gástrica (estimación de la presión intraabdominal, Pab); la diferencia entre estas dos variables se conoce como presión transdiafrágmatica (Ptdi) y es un reflejo de la fuerza de este músculo. Esta prueba es invasiva pues supone la colocación de 2 transductores de presión (en esófago y estómago) y es raramente utilizada en el laboratorio. La medición de la presión pleural nos aporta información acerca de la fuerza muscular respiratoria en general. Frecuentemente, la afectación diafragmática se debe a la afectación del nervio frénico; este nervio se puede estudiar mediante la técnica de electroestimulación.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja una respuesta