¿Qué hacer cuando el cuerpo no se defiende?


El sistema inmune es el encargado de proteger a nuestro cuerpo ante las enfermedades. Sin embargo, en ocasiones, ya sea por estrés, mala alimentación o falta de algunas vitaminas, el organismo no es capaz de proporcionar todas las defensas que las personas necesitan.

Dentro de los principales síntomas que se presentan cuando la inmunidad no está trabajando bien, están los cuadros respiratorios -como amigdalitis, faringitis e incluso neumonías- que se repiten constantemente durante el año.

Junto con esto, la aparición recurrente de herpes u hongos pueden ser la manifestación de que el sistema inmunológico debe ser reforzado.

Cuando esto ocurre, el paciente debe acudir a un especialista que se encargue de diagnosticar si efectivamente se está ante una baja de defensas.

La doctora Ana María Agar, inmunóloga de Clínica Alemana, advierte que es muy importante evaluar con exámenes de sangre -que miden los niveles de anticuerpos y de inmunidad que hay en el organismo-, para así poder reforzar el sistema inmune del paciente.

Pasos a seguir
La inmunidad se divide en dos grandes ramas: la humoral -mediada por los anticuerpos- y la celular, en la que intervienen las células.
En la mayoría de los casos en los que, como consecuencia de esta deficiencia, se presentan herpes, cuadros respiratorios y hongos, la afectada es la inmunidad celular.

Una vez que el examen de sangre da como resultado una baja en el sistema inmune, se comienza con el tratamiento.

La especialista explica que las terapias consisten, fundamentalmente, en recetar al paciente preparados de minerales y de vitaminas. Además, es muy frecuente el uso de probióticos -lactobacilos que estimulan la inmunidad de mucosas-.

Asimismo, la doctora Agar señala que en la actualidad existen preparados en los que se encuentran los minerales, las vitaminas y los probióticos, todos en uno.

Las vacunas orales también son una opción para estimular defensas a nivel de las mucosas, ya que las personas que presentan cuadros de bronquitis, sinusitis y faringitis, entre otras, tienen una baja en la inmunidad de mucosas.

La doctora Agar advierte que es muy importante consultar a un especialista, ya que también se puede estar ante una inmunodeficiencia humoral. Dentro de las más frecuentes se encuentra el déficit de IgA (de inmunoglobulina), un problema con el que se nace y que, si bien no causa mayores trastornos al paciente, sí trae infecciones constantes.
Cómo prevenir
Otro de los factores con el que hay que tener cuidado es el estrés, ya que éste libera cortisol -la cortisona que produce el organismo-, y los corticoides bajan la inmunidad.

Además de esto, para tener un sistema inmunológico fortalecido es básico mantener una buena alimentación. La especialista explica que las dietas extremas, con deficiencias en algunos minerales y vitaminas, pueden afectar seriamente las defensas.

“Uno de los minerales que más impacta al sistema inmune es el zinc, que se encuentra en cereales o en mariscos. Muchas veces este tipo de pacientes presenta caída del pelo o uñas quebradizas. En la medida que se aporte este mineral se puede reestablecer la inmunidad”, señala la doctora Agar.

Por eso es fundamental tener una alimentación equilibrada y sana, lo que ayuda a que el sistema inmune se mantenga en forma óptima.

En cuanto a tomar o no vitaminas como medida preventiva, la especialista recomienda que se consulte a un médico para saber si es necesario.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Preguntas y Respuestas.




Deja un comentario