¿Qué hacer si un niño es discriminado en el colegio?


Lamentablemente no todos los niños disfrutan de los recreos en la escuela. Cuando suena la campana para salir a jugar, algunos no salen al patio, ya que temen ser molestados por sus propios compañeros.

La psicóloga de Clínica Alemana Alejandra Silva explica que la discriminación es un fenómeno definido por el propio menor, es decir, tiene que ver con el sentimiento personal de sentirse diferente o fuera de su grupo de pares, lo que le impide identificarse con los demás.

Es normal que durante la infancia los pequeños tengan dificultades para aceptar las diferencias de los otros. Esto se produce porque tienen un pensamiento concreto y, por ello, les cuesta comprender de una forma global cómo son las demás personas, más allá del físico o las apariencias.

Sin embargo, el factor determinante se debe a que “la sociedad dicta parámetros bastante rígidos respecto a lo que es aceptado o no, lo que es bueno o malo, lo que es lindo o feo, entre otros elementos. Culturalmente no se acepta la diversidad. Sin embargo, esto se ha ido flexibilizando un poco en los últimos años, pero aún falta mucho y los niños son educados bajo esos principios”, dice la especialista.

¿Qué pequeños se ven más expuestos a ser molestados por sus compañeros?
La psicóloga señala que se ven más afectados los niños inseguros, con baja autoestima, que tienen la necesidad de ser aceptados y que presentan características distintas a las del grupo, ya sea en su físico, en la manera de hablar, de vestir, de ser, entre otros.

A la vez, son más discriminadores los que necesitan sentirse superiores o mejores al resto. Este comportamiento lo aprenden aquellos menores que pertenecen a familias demasiado rígidas, convencionales y poco tolerantes, es decir, que no han aprendido a aceptar las diferencias ni la diversidad. Esta característica se acentúa más en la adolescencia, sin embargo, está presente desde la infancia.
¡Atención papás!
¿Cuándo preocuparse? La especialista destaca que se debe prestar especial atención si el niño va quedándose solo, es excluido y no se relaciona con sus pares. Asimismo, cuando se ve retraído, con tristeza o rabia, con dificultades para expresar sus emociones o con angustia.

Los niños discriminados también pueden transformarse en un líder que humilla a los otros, lo que sin duda es perjudicial para la definición de su identidad.

Si los padres observan estas conductas, es importante que conversen de inmediato con su hijo dándole consejos concretos. Además, es recomendable que hablen con los profesores del colegio y evalúen si es necesario que el pequeño vaya a un especialista.

En este sentido, Alejandra Silva señala que en estos casos el procedimiento a seguir es trabajar en conjunto con el sistema educacional para reinsertar al niño. Muchas veces, es necesario acudir a un psicólogo para hacer una psicoterapia junto a la familia. Ahora bien, si los síntomas aumentan, en especial la angustia o la pena, se requiere apoyo farmacológico, y para ello se debe recurrir a un psiquiatra infantil.

Pero sin duda la clave está en “tratar de educar mejor en la tolerancia y aceptación de las diferencias interindividuales. La idea es fomentar el respeto y el derecho de todo ser humano a ser diferente”, concluye la especialista.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Consejos para Mamá.




Deja un comentario