A cuidarse de los zancudos en verano


Al momento de pensar en veranear siempre es recurrente el tema de los repelentes para evitar las desagradables “picaduras” de zancudos. Esto porque durante los meses de calor la humedad aumenta y crea un ambiente ideal para la reproducción de estos insectos.

Lo cierto es que los zancudos, delgados mosquitos de 5 a 9 mm, muerden, no “pican”, así lo explica el doctor Rubén Guarda, dermatólogo de Clínica Alemana, quien comenta que “estos insectos tienen un aparato bucal adaptado para morder la piel y succionar sangre de los seres humanos. En este proceso penetran hasta la dermis, ya que ahí se encuentran las papilas dérmicas que contienen sangre”, agrega.

Su mordedura contiene saliva con proteínas antigénicas, las que despiertan una reacción inmunológica (alergia) en el cuerpo afectado. Esto atrae células inflamatorias, lo que puede manifestarse tanto como un granito pequeño, que con el rascado puede erosionarse y formar una costrilla (prurigo escoriado), como con una roncha (urticaria papular), o una ampolla.

El dermatólogo explica que en algunos casos una sola mordedura de zancudo puede reactivar las anteriores. Los más afectados son los niños porque “pueden reaccionar con docenas de lesiones y están teniendo muy repetidamente estos ‘incendios’ de mordeduras pasadas”.

El especialista también explica que una persona adulta llega a ser tolerante a los ataques, si es que ha estado expuesta desde la niñez al mismo tipo de proteínas salivales de zancudos. Pero si este individuo viaja a otro lugar y es atacado por un tipo diferente de mosquito, no tendrá la misma resistencia, porque estará frente a una clase de proteína salival que su organismo desconoce.

¿Hay algún peligro?
Por lo general, las mordeduras de zancudos no son peligrosas, pero hay ocasiones donde es bueno no descuidarlas.
Es habitual que los niños se metan los dedos a la nariz, lugar donde viven muchos estafilococos, y que luego con las uñas y dedos sucios, se rasquen una roncha. El doctor Guarda explica que “estas bacterias causan una infección cutánea superficial llamada impétigo”.

Una mordedura que provoque una reacción, significa siempre una alergia. La doctora Ana María Agar, inmunóloga de Clínica Alemana, asegura que “para que una persona manifieste una reacción alérgica tiene que haber estado sensibilizada con una picadura previa”.

Con respecto a esto, la especialista afirma que “cuando una picadura desencadena una alergia, hay que tomar antihistamínicos para disminuir la picazón, y si es algo más grave se debe consultar con especialistas o ir al servicio de urgencia para ver si es necesario inyectar algún medicamento o corticoides”.

Los mosquitos también pueden transmitir enfermedades dependiendo de la familia a la que pertenezcan. En Chile continental predomina el Culex, zancudo que hasta ahora no contagia enfermedades en el país.

Otro ejemplo es el del mosquito que transmite la malaria que habita en la I región. Según el doctor Luis Thompson, infectólogo de Clínica Alemana, aunque esa enfermedad está erradicada en Chile, el norte es un sitio potencial de riesgo. También comenta que “en Isla de Pascua está el mosquito del Dengue, pero no ha habido casos porque está todo muy controlado”.

Para esta época estival, lo recomendable es usar buenos repelentes, mosquiteros en las ventanas e insecticidas apropiados en las habitaciones, especialmente en las noches, si la invasión es inatacable. Para personas propensas a las alergias, el doctor Guarda aconseja de forma preventiva tomar antihistamínicos. También hay que tener en cuenta el lugar de vacaciones porque si viaja a otro país, es necesario consultar si se necesita algún tipo de vacuna especial (Ver Programa Medicina del Viajero).

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Dermatología.




Deja un comentario