“A mi niño no le entienden cuando habla”


Dificultad para aprender a leer y escribir, problemas conductuales y desadaptación social son algunos de los efectos que puede tener un trastorno del lenguaje no tratado a tiempo. Por eso es tan importante que los padres estén atentos al desarrollo verbal que presentan sus hijos, ya que un diagnóstico precoz (antes de los tres años) es fundamental para un tratamiento exitoso.

El lenguaje es una función propia del ser humano, pero en ocasiones puede presentar dificultades en su desarrollo, conocidas como trastornos del lenguaje. El neurólogo infantil Marcos Manríquez sostiene que esta patología es bastante frecuente en los niños, con una prevalencia de entre un 5 y 15% en los preescolares.

Aunque se sabe que hay factores hereditarios relacionados con este fenómeno, aún no se conoce con exactitud su origen. Sin embargo, estudios recientes demuestran que hay elementos genéticos involucrados. “En el último tiempo investigaciones han identificado un gen ubicado en el cromosoma 7 que se relaciona con un tipo de trastorno del lenguaje llamado displasia verbal”, sostiene el especialista.

¿Cuáles son los trastornos del lenguaje más frecuentes?
Los más comunes son los simples del habla, principalmente problemas para pronunciar ciertos sonidos o letras, como combinaciones de consonantes, por ejemplo, la doble R. Hay otros trastornos menos frecuentes pero mucho más complejos, como los del desarrollo del lenguaje. Éstos pueden ser de tipo expresivo y se relacionan con la dificultad para formar palabras o frases.

También hay trastornos de comprensión y otros de procesamiento del lenguaje, como el semántico pragmático, donde además de haber problemas para entender hay una utilización inadecuada del habla.

El especialista explica que los trastornos de la pronunciación tienen un mejor pronóstico que el resto. Y agrega que un diagnóstico adecuado y temprano aumenta las probabilidades de éxito del tratamiento y permite descartar patologías más complejas como autismo, retardo mental, lesiones neurológicas y sorderas, entre otros.

Un niño con un trastorno del lenguaje no tratado puede presentar dificultades tanto para aprender a leer y escribir como en el ámbito social: “Generalmente los niños que no comprenden el lenguaje, tampoco entienden la orden, entonces suelen tener problemas conductuales y también se ha visto que a largo plazo presentan más patologías siquiátricas”, sostiene el neurólogo.
También explica que si al año y medio de edad el niño no habla y tiene una mala comprensión del lenguaje, debe ser llevado a un especialista. Si la comprensión es buena se recomienda esperar hasta los dos años para ver si comienza a decir palabras y hasta los dos años y medio para ver si es capaz de formar frases.

Los hombres consultan más
El tratamiento de los trastornos del lenguaje se basa en terapias con fonoaudiólogos, quienes realizan una evaluación para ver si el niño tiene algún trastorno.

Lídice Núñez, fonoaudióloga de Clínica Alemana, cuenta que “generalmente consultan más los varones por problemas de lenguaje, lo que se relacionaría a que tienen un pensamiento más matemático, a diferencia de las mujeres que poseen una mayor fortaleza en el ámbito verbal. Sin embargo, los problemas del lenguaje en las niñas suelen ser más complejos que en los niños y, por lo tanto, son más difícil tratar”.

Afirma que parte importante de los casos que recibe son niños que bordean los tres años, ya que en esta etapa los padres notan que sus hijos pueden ser discriminados al momento de postular al colegio: “Muchas veces los pequeños postulan a colegios bilingües, donde los trastornos del lenguaje suelen ser una dificultad para el proceso de selección”.

Cuando se detecta el tipo de trastorno, se programan entre 4 y 12 sesiones individuales para enseñar al niño los fonemas que debe adquirir más precozmente. También se trabaja cinco minutos con la mamá y se dan tareas para la casa, con el fin de que el pequeño practique en su vida diaria lo aprendido.

¿Cuáles son las indicaciones generales para los papás?
Los principales consejos son evitar el uso del chupete y de mamadera en preescolares. Deben favorecer la expresión oral de sus hijos, por lo tanto, no hay que retarlos por su forma de hablar porque se cohíben y para el tratamiento es fundamental que hablen lo más posible. También, es importante que coman alimentos picados, porque deben aprender a masticar, ya que esto ayuda en la articulación de las palabras.

¿Cómo afecta la televisión?
Hay que favorecer que le menor vea programas donde se hable correctamente porque lo niños aprenden imitando lo que escuchan y ven. También es importante que el niño socialice. Generalmente las mamás de estos pequeños son muy aprensivas y tienen temor de llevarlos al jardín infantil, cuando en realidad esta instancia es muy útil para que interactúen con sus pares y sientan la necesidad de hablar.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Consejos para Mamá.




Deja un comentario