Acné en el embarazo: Ojo con el tratamiento


Habitualmente, el acné se relaciona con la adolescencia, ya que es en esta etapa del crecimiento donde se producen más cambios hormonales. Sin embargo, durante el embarazo también es probable que se originen alteraciones en la piel, producto de la variación glandular.

Este problema dermatológico se debe a un proceso hormonal que provoca un aumento de la producción de sebo -sustancia que lubrica la piel-, ocasionando una obstrucción folicular, es decir, un taponamiento del conducto a través del cual nace el vello. El incremento de ciertas bacterias de la dermis provoca reacciones inflamatorias denominadas comedones. Generalmente, esto ocurre en la preadolescencia.

La doctora María Fernanda Martin, dermatóloga de Clínica Alemana, explica que “durante el embarazo es probable que se manifieste acné, ya que hay una estimulación en la actividad de las glándulas sebáceas de la piel por cambios hormonales. Entonces, lo que ocurre es que la excesiva producción de grasa obstruye los conductos de salida de las glándulas sebáceas produciendo así los comedones, comúnmente llamados puntos negros. Cuando éstos se infectan por la bacteria Propioni bacterium acnes se produce la pústula o espinilla”.

La erupción suele ocurrir en las zonas corporales de mayor producción sebácea, es decir, cara, pecho y dorso alto.

Si bien, cualquier mujer puede sufrir de acné durante el embarazo, en general se presenta en quienes han padecido de esta afección en la adolescencia. Afortunadamente, no es una manifestación frecuente y en algunos casos hay una mejoría del acné durante el embarazo.
La especialista sostiene que “si se mantienen las glándulas sebáceas desobstruidas se puede prevenir la formación de comedones y posteriormente de pústulas”. Para esto es recomendable una buena limpieza de cutis, principalmente con productos y medicamentos de uso tópico, tales como antibióticos eritromicina o clindamicina.

Asimismo, hay que tener cuidado en la selección de productos para el acné durante el embarazo, ya que no es posible usar todas las cremas y medicamentos que normalmente se utilizan para este tratamiento, porque están contraindicadas para la salud del feto.

“Debe evitarse la administración de antibióticos derivados de las tetraciclinas y el uso de isotretinoina (Roacnetan, Piplex o Acnotin), de la familia de la vitamina A, ya que durante este periodo causan defectos dentarios y malformaciones en el feto. De hecho, debe suspenderse la administración de este fármaco a lo menos tres meses previos a la concepción”, afirma la dermatóloga.

Recomendaciones

El lavado de la piel debe hacerse con agua y jabón neutro o antiséptico, evitándose cualquier agente de limpieza que la irrite.

No existe evidencia de que las modificaciones dietéticas varíen la gravedad del proceso, por lo que no están indicadas recomendaciones específicas en ese sentido. Sin embargo, si el paciente refiere que empeora si come una determinada comida, es mejor que la suspenda.

Evitar el trauma en las lesiones (“pellizcarse” y uso de esponjas de limpieza, entre otros).

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Dermatología.




Deja un comentario