Afectación respiratoria en las enfermedades del tejido conectivo


Concepto
Las enfermedades del tejido conectivo, conocidas también como colagenosis o conectivopatías, constituyen un grupo de afecciones autoimnunes que se caracterizan por una inflamación crónica de etiología desconocida que puede afectar a cualquier parte del organismo. La participación del aparato respiratorio es frecuente y tanto los alvéolos, como la las vías aéreas, los vasos, la pleura, los músculos respiratorios o la caja torácica pueden verse involucrados, por separado o en combinación. También los fármacos utilizados en el tratamiento de estas enfermedades pueden ocasionar daños en el parénquima pulmonar que en ocasiones son difíciles de diferenciar de las manifestaciones primarias de las enfermedades del tejido conectivos. Finalmente estos enfermos también presentan una predisposición a las infecciones respiratorias.
Artritis reumatoide
Es una enfermedad inflamatoria crónica caracterizada por artritis simétrica que afecta fundamentalmente a las articulaciones periféricas. El factor reumatoide es positivo en más del 75% de los casos y su titulación está directamente relacionada con la afectación sistémica y la gravedad de la misma.
La afectación pulmonar puede preceder a las manifestaciones clínicas de la artritis reumatoide. Se distinguen varios tipos de afectación del aparato respiratorio.
Pleuritis con o sin derrame. Esta manifestación constituye la afectación respiratoria más frecuente. Estudios de autopsias muestran que la afectación pleural fluctúa entre el 35 al 75% de los pacientes con artritis reumatoide. Aunque en la mayoría de los enfermos la participación pleural cursa de forma asintomática. La pleuritis clínica se produce en aproximadamente el 20% de los casos y derrame pleural en un 5%. Los enfermos afectados suelen ser varones, con enfermedad articular activa y nódulos subcutáneos. Habitualmente se presenta cuando la artritis reumatoide tiene varios años de evolución, aunque en alrededor del 20% de los enfermos precede a la artritis. Los síntomas más frecuentes son dolor pleurítico, fiebre y disnea. En la radiografía de tórax se observa un derrame pequeño o moderado que en algunos de los casos es bilateral. El diagnóstico se basa en las características del líquido que es un exudado con glucosa < 40 mg/dL (70-80% de los casos), pH disminuido (< 7,20), LDH aumentada, y factor reumatoide incrementado (al menos tan alto como en suero). Desde el punto de vista citológico se aprecia un incremento de los leucocitos que consiste en una mezcla de neutrófilos y células mononucleares; además, existe una tríada (fondo con detritus celulares, células gigantes multinucleadas redondas u ovales, y macrófagos grandes y elongados) que algunos autores consideran patognómonica de la afectación pleural en la artritis reumatoide. La mayoría de los casos tienen una resolución espontánea en tres meses, aunque un tercio recurren. En estos pacientes los glucocorticoesteroides (GCE) pueden ser útiles.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja un comentario