Afectacion traumática del diafragma


El diafragma se suele afectar en traumatismos graves cerrados (accidentes de tráfico, caídas de altura) por la existencia de una hiperpresión abdominal que hace que se produzca un desgarro, laceración o estallido, que es más frecuente en el lado izquierdo por la mayor protección que confiere al hígado al hemidiafragma derecho. También pueden producirse por heridas torácicas bajas o abdominales altas. En todos los casos de afectación diafragmática debe descartarse la presencia de traumatismos torácicos y abdominales combinados. Pueden herniarse los intestinos delgado y grueso, estómago, epiplon, bazo, hígado y riñón.
El diagnóstico es, en ocasiones, difícil por la ausencia de síntomas específicos y siempre deberá sospecharse la existencia de una rotura diafragmática con posible herniación de vísceras abdominales cuando exista una visualización incorrecta del diafragma en la radiología simple de tórax. Para confirmar el diagnóstico puede recurrirse a la TAC, resonancia nuclear-magnética (RNM), ecografía, tránsito esofagogástrico, enema opaco y, si persiste la duda, toracoscopia para una visualización directa del diafragma.
La falta de especificidad en la clínica y los hallazgos radiológicos, en ocasiones poco clarificadores, hacen que un cierto número de casos pasen a ser hernias diafragmáticas crónicas que tienen el peligro de incarceración y extrangulación de las vísceras herniadas. La mayor presión abdominal hace que la tendencia de este tipo de lesiones sea a aumentar más que a disminuir.
El tratamiento debe ser quirúrgico desde que se detecte la rotura diafragmática y la herniación. Deben reducirse las vísceras que hayan pasado al tórax y repararse el diafragma, bien de forma primaria con una sutura o con material sintético. La vía de acceso ha sido motivo de discusión pero suele aceptarse la laparotomía como mejor opción en las roturas agudas. En estos casos suelen hallarse lesiones abdominales asociadas que se pueden reparar mejor a través de este acceso. En los enfermos con una rotura crónica y en las del hemidiafragma derecho es preferible la toracotomía porque se consigue un mejor acceso al hemidiafragma derecho y porque suelen existir adherencias intratorácicas importantes en los casos crónicos.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja un comentario