Alimentación saludable y vida activa, claves de la cuarta edad


Debido a la mayor esperanza de vida de la sociedad moderna, en la actualidad se ha establecido un nuevo término para designar a las personas de más de 85 años: la cuarta edad.

De acuerdo a la IX Encuesta de Caracterización Socioeconómica, CASEN 2003, los adultos mayores en Chile representan el 11,5% de la población total, registrando un aumento de 0,5% en los últimos tres años. Este grupo equivale a un millón 785 mil 218 personas, de las cuales el 56% son mujeres.

El doctor Eric Blake, geriatra de Clínica Alemana, explica que debido a este aumento en la expectativa de vida, ya no se habla sólo de la tercera edad, que se refiere a la etapa de la jubilación, alrededor de los 65 años, sino que también se ha incorporado el concepto de los que son “los más viejos entre los viejos”.

Generalmente durante la tercera edad las personas desde el punto de vista funcional suelen ser independientes, salvo que arrastren enfermedades. Habitualmente, antes de los 75 o los 80 años la incapacidad no aparece por envejecimiento. Sin embargo, en la cuarta edad el porcentaje de discapacitados es mayor, aunque puede haber un grupo que se mantenga autovalente.

Asimismo en esta etapa se suelen manifestar los denominados síndromes geriátricos, como alteraciones de la visión y audición, además de problemas en la marcha, que sumado a un aumento de peso y a la falta de ejercicio, pueden derivar en una progresiva inmovilidad.

También se hacen más graves las caídas, aumentando el porcentaje de fracturas. Se puede producir incontinencia urinaria, principalmente en mujeres. Sumado a ello, se pueden originar trastornos cognitivos, problemas en la memoria y, finalmente, en etapas más avanzadas, demencia.

“Ahora bien, hay personas que llegan a esta edad sin estas alteraciones. Es importante destacar que en general los centenarios son individuos bastante sanos. Si bien pueden tener grados distintos de dependencia, mentalmente se han mantenido bastante bien, no presentan grandes discapacidades y no suelen tener enfermedades crónicas como hipertensión y colesterol elevados, diabetes y patología pulmonar obstructiva crónica, entre otras”, destaca el especialista.
Principales cuidados
El doctor Blake afirma que el factor más importante para llegar a la cuarta edad en forma saludable es el ejercicio permanente. Lo que implica no sólo hacer gimnasia, sino que también tener una vida activa. Esto se traduce en cosas tan concretas como subir las escaleras en vez de tomar el ascensor o caminar varias cuadras.

También es importante tener una alimentación saludable durante toda la vida, y mantenerla al llegar a este periodo. Esto significa evitar el exceso de calorías, ácidos grasos saturados y sal. Asimismo, es fundamental consumir una cantidad adecuada de calcio, principalmente las mujeres menores de 30 años, ya que hasta esa edad se acumula este mineral en los huesos, lo que es clave para prevenir la osteoporosis. Además, es aconsejable comer abundante fibra en forma de verduras y frutas, ya que aportan vitaminas antioxidantes.

Adicionalmente, el adulto mayor tiene que inmunizarse. De esta forma, debe recibir la vacuna antigripal y la antineumocócica. Otra aconsejable es la antitetánica.

“Ciertamente si se quiere llegar en buenas condiciones a esta edad, debe haber un adecuado control de sustancias tóxicas, es decir, del cigarrillo, alcohol y drogas. Es importante dejar de fumar, ya que no sólo se acorta la vida sino que también empeora la calidad de muchos de los últimos años de existencia”, sostiene.

Agrega que tomar alcohol en exceso también trae dificultades, ya que tiende a hacer subir la presión, aumenta los riesgos de caídas, se agravan los trastornos de memoria y muchas veces los ancianos dejan incluso de comer, ya que el alcohol les proporciona calorías, con lo que pierden el apetito. Además, debe existir un adecuado control de drogas, principalmente es necesario prevenir el abuso de fármacos, como las benzodiazepinas.

Por último, el especialista recomienda un control precoz. “Es aconsejable que las personas se acerquen al doctor para hacerse un chequeo del organismo para detectar enfermedades, las que tratadas a tiempo provocan menos daño e invalidez”.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Nutrición y Dietética.




Deja un comentario