Alopecia Femenina: Un problema frecuente


Si bien la calvicie suele ser un problema frecuente en los hombres, también hay mujeres que pierden el cabello en cantidades mayores a las habituales, lo que puede derivar en problemas de autoestima y otros de tipo emocional. Este fenómeno, denominado alopecia femenina, puede tratarse exitosamente. Pero para ello, es importante consultar oportunamente al dermatólogo.

Si bien en un día se caen normalmente entre 50 y 100 pelos del cuero cabelludo, cuando se altera uno de los ciclos pilosos, el telógeno -que es aquél en el que se produce la caída del pelo- es posible que se produzca una pérdida excesiva de cabello.

Esto puede suceder por múltiples factores. La doctora Vesna Dragicevic, dermatóloga de Clínica Alemana, explica que “para obtener un diagnóstico hay que realizar una historia completa considerando los antecedentes familiares, porque puede haber una historia genética de poco pelo y fino; enfermedades como anemia, problemas a la tiroides o alteraciones nutricionales, como déficit de vitaminas o hierro”. En el caso de estas últimas, la caída del cabello será difusa.

La especialista agrega que “también puede haber patologías debilitantes como el cáncer, baja brusca de peso, medicamentos usados en quimioterapia, estrés quirúrgico y emocional, y trastornos hormonales por exceso de andrógenos, conocidos como alopecia androgenética”.

Ésta, en el caso de la mujer, se presenta con un patrón difuso o de corona, porque los cabellos de la primera línea se mantienen siempre normales, pero se cae todo lo que puebla la línea central del cuero cabelludo, aunque rara vez aparece una calvicie. En este tipo de caída, los pelos son reemplazados por cabellos finos y cortos.
Cuando predomina el estrés emocional u otras causas nerviosas, se habla de una alopecia areata, que se caracteriza por la caída del pelo en áreas definidas. Si hay un factor tensional intenso, aparte de caerse el cabello de la cabeza, también pueden perderse pelos de las cejas y pestañas. En estos casos también puede presentarse una alopecia seborreica, producida por una mayor secreción de grasa por tensión.

Otras causas menos comunes que producen alopecia son los defectos genéticos del crecimiento del pelo y la tricotilomanía, que es un trastorno psiquiátrico en donde la persona se arranca el cabello.

El pelo en otras zonas del cuerpo (axilas, pubiano, tronco en hombres) también se cae pero se comporta diferente al del cuero cabelludo. Tiene fundamentalmente influencia hormonal, y con los años crece menos y con menor densidad.

“La alopecia femenina afecta cerca del 30% de las mujeres, por lo general entre los 40 y 55 años, esto, en gran parte por la menopausia, donde se tiene menos hormonas femeninas y comienzan a predominar las masculinas”, explica la doctora Dragicevic.

¿Qué hacer?
Para realizar un diagnóstico preciso y definir el tratamiento adecuado, es importante hacer un examen físico del cuero cabelludo y del pelo para evaluar su densidad, grosor y distribución. “En ocasiones esto se complementa con el Tricograma, examen directo de pelos para ver si predomina la fase de telógeno o caída”, explica la especialista.
El tratamiento depende de la causa asociada a la alopecia. La dermatóloga afirma que “después del estudio se decide dar tratamientos orales que corrigen, por ejemplo, una anemia o déficit de hierro. Si es necesario se realiza una interconsulta con un endocrinólogo, y es bueno recomendar un aporte alimenticio adecuado. También puede indicarse suplemento vitamínico y preparados para aplicar en el cuero cabelludo, de manera que mejoren las condiciones locales para el crecimiento del pelo”, agrega.

En cuanto a la prevención, la doctora Dragicevic recomienda “consultar a un profesional en forma precoz, para así poder detener y, si es posible, revertir la mayor caída del pelo”.

La especialista comenta que la alopecia en mujeres es un motivo frecuente de consulta y que produce mucha ansiedad, por lo que es importante que las pacientes sepan las causas, para así disminuir su preocupación. “A veces llegan a pensar que van a quedar casi calvas, situación que prácticamente no ocurre”, agrega.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Dermatología.




Deja un comentario