Antibióticos en la enfermedad inflamatoria intestinal


Los antibióticos se utilizan en la enfermedad inflamatoria intestinal como terapias primarias y para tratar coinfecciones. Infecciones intestinales pueden gatillar una exacerbación de la enfermedad inflamatoria intestinal por lo que su tratamiento puede modular o evitar una crisis. Una de las principales indicaciones son la presencia de abscesos o fístulas, la enfermedad inflamatoria intestinal grave, la inflamación del reservorio en pacientes operados, entre otros.

El metronidazol es eficaz en el tratamiento de las lesiones anales pero con frecuentes recaídas al retirarlo. Puede producir molestias epigástricas como nauseas, cefalea, fatigabilidad y en los tratamientos prolongados sensaciones de hormigueos en los pies o infecciones por hongo. No se puede ingerir alcohol al tomar este antibiótico.

El ciprofloxacino es eficaz en el tratamiento de la enfermedad de Crohn, en la reservoritis, en las fístulas y abscesos. Presentan pocos efectos adversos y rara vez se puede presentar una intolerancia gástrica o alergias.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Medicamentos.




Deja un comentario